NovaMás » Vida

ADIÓS AL ACNÉ

Cómo acabar con los granitos en la espalda en invierno

Las bajas temperaturas son el caldo de cultivo perfecto para que el bacné aparezca con más intensidad.

Granos en la espalda

iStock Granos en la espalda

Publicidad

El acné es una enfermedad de la piel que prácticamente hemos sufrido todas… y que seguimos sufriendo. Si pensábamos que al cruzar el umbral de los 30 dejaríamos de luchar contra estos antiestéticos y molestos granitos, nos decepcionamos al ver que, aunque sigamos cumpliendo años, el acné no desaparece.

Por si fuera poco, el tener que lidiar con los granitos faciales, a veces, también notamos que nos salen en la espalda, especialmente con la llegada del frío.

A este tipo de granitos se les llama bacné (el vocablo inglés back une los dos términos, espalda y acné) y nos preocupan porque nos causan molestias. Pero el problema se agrava cuando nos damos cuenta de que cuando llegue el buen tiempo y nos empezamos a destapar, se nos van a ver. Para anticiparnos a esta incómoda situación, te proponemos algunas soluciones que te ayudarán a eliminar el bacné y a prevenir su aparición.

Soluciones contra los granitos en la espalda

Cambia las sábanas y el pijama. Aunque parezca absurdo, puede marcar la diferencia en la aparición del acné. Si cambias las sábanas y el pijama con regularidad, evitarás que la suciedad y los aceites naturales de la piel te la engrasen de nuevo. Lo recomendable es cambiarlos una vez por semana.

Gel de ducha suave. Utiliza un gel corporal de pH neutro (aproximadamente de 5.5) y evita los que sean muy perfumados y con colorantes, ya que desequilibran la barrera natural de nuestra piel. Si practicas deporte, dúchate de inmediato para eliminar el sudor antes de que obstruya los poros.

Vigila con los productos capilares. Si utilizas mascarillas o acondicionadores para el pelo, procura atarte el pelo después de lavártelo y evita que entre en contacto con la espalda. Los residuos de estos productos pueden acumularse en la piel y obstruir los poros.

Chica lavándose el pelo.
Chica lavándose el pelo. | iStock

Hidrátate. Para compensar la sequedad del frío, mantente bien hidratada. Beber suficiente agua, no solo es bueno para que tu piel esté sana, sino que también es un consejo de salud. Lo recomendable es beber 8 vasos de agua al día, aunque varía en función del peso y del estilo de vida de cada una.

Hazte un peeling. Las exfoliaciones solo son recomendables en el caso de que tenga una piel grasa, nunca seca. Estos productos ayudan a eliminar las impurezas de la piel, como las células muertas. Para la espalda son muy efectivos los exfoliantes que contienen ácido salicílico o zinc. También puedes ayudarte de cremas antiacné, consultando con el farmacéutico.

¿Por qué aparecen los granitos en la espalda?

Exceso de sebo. Según un estudio de la Academia Americana de Dermatología (AAD), cuando la piel está más seca por estar en contacto con el frío, se produce una producción de sebo excesiva como reacción a la sequedad. El exceso de sebo obstruye los poros y esto puede dar lugar al acné.

Falta de exposición solar. Según los expertos de la AAD, la poca exposición a la luz ultravioleta afecta al sistema inmunológico y bacteriano, hecho que favorece a la aparición del acné.

Ropa ajustada. En invierno acostumbramos a llevar ropa ceñida al cuerpo para que el frío no se filtre. La ropa ajustada puede impedir la transpiración de la piel y de los poros favoreciendo a los granitos.

Mala alimentación. Este factor es atemporal y se debe a un abuso de azúcares, grasas saturadas y grasas trans en la alimentación. Estos productos favorecen a la aparición de acné.

En el caso de que tus brotes de bacné sean muy frecuentes y agresivos, lo mejor es que acudas al dermatólogo para que valore tu situación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Esto es lo último para dar energía a tu piel

Publicidad