NovaMás » Vida

SALUD ANIMAL

Cáncer en mascotas: Todos los tipos, sus causas y tratamientos

La incidencia de estas patologías en veterinaria es cada vez mayor y hay autores que afirman que causan el 50% de los fallecimientos en nuestras mascotas.

Gato en una cama de veterinario

Envato Gato en una cama de veterinario

Publicidad

En los últimos 20 años, la medicina veterinaria ha avanzado exponencialmente y la consciencia de que hay que cuidar a las mascotas no como una herramienta para el humano, sino como un ser vivo más, ha hecho que la esperanza de vida de nuestros mejores amigos se haya duplicado.

Las correctas pautas de vacunación, desparasitación y alimentación facilitan que estén sanos y se mantengan activos y juguetones hasta la vejez. Sin embargo, esta longevidad trae consigo enfermedades que hasta hace poco parecían únicamente de humanos. Hablamos del cáncer.

Por desgracia, la incidencia de estas patologías en veterinaria son cada vez mayores y hay autores que afirman que causan el 50% de los fallecimientos en nuestras mascotas. Gracias a la ciencia, a la medicina y a la tecnología, podemos diagnosticar cada vez antes los tumores y que los tratamientos sean más eficaces.

Mi perro ladra cuando está solo en casa:  ¿qué hago?
Mi perro ladra cuando está solo en casa: ¿qué hago? | iStock

¿Qué probabilidad hay de que mi mascota sufra un cáncer?

Actualmente la prevalencia de la enfermedad está en 1 de cada cuatro perros y 1 de cada 3 gatos. Sin embargo, hay multitud de factores que hacen que un animal tenga mayor probabilidad de padecerlo.

Según la razas, hay mayor probabilidad de poder desarrollar un cáncer de hueso (rottweiler) o un cáncer linfático (boxer) y si no se esteriliza a las hembras en edad temprana, suelen estar en alto riesgo de sufrir cáncer de mama.

En los gatos, los tumores de mama son menos frecuentes pero sin embargo son más agresivos, y si nuestro minino es blanco y con poco pelo en las orejas, las posibilidades de padecer cáncer de piel se disparan. Otro punto débil en nuestros felinos son los linfomas intestinales. Cada vez son más frecuentes y no suelen recuperarse por mucho tiempo.

La mayor parte de los estudios se realizan en la especie canina, y sorprenden las diferencias con los humanos. En la clínica veterinaria el tumor de piel es el más común y en comparación con la humana, se diagnostica hasta 35 veces más. El de mama solo es 4 veces más frecuente y le sigue el cáncer de huesos o el de sistema linfático.

Gato con collarín
Gato con collarín | Envato

¿Y qué puedo hacer si mi mascota tiene un tumor?

Lo más importante que hay que saber es al mismo tiempo la mayor diferencia con la medicina humana; ningún tratamiento se va a mantener si durante el mismo hay sufrimiento del tipo que sea. Lo primero siempre es preservar la calidad de vida de la mascota.

Según cada caso, se irán tomando las decisiones oportunas. El veterinario informará en cada momento de los pasos a seguir y se aclararán las mil dudas que suelen surgir en estos casos.

Lo ideal es que el tumor sea operable. Se extirpa en su totalidad con los mayores márgenes de seguridad posibles y se manda a biopsias para tener toda la información del tumor.

Una vez que el paciente está recuperándose de la cirugía, se instauran pautas de quimioterapia, adaptadas a cada paciente y a cada estirpe de tumor.

Las quimioterapias pueden requerir ingreso en la clínica para poder administrarse y monitorizar los posibles efectos secundarios, aunque en ocasiones es mediante comprimidos y se administra en su domicilio con un seguimiento exhaustivo por parte del veterinario oncólogo.

La radioterapia no es tan frecuente aunque ya existen varios centros en España donde poder realizar estas terapias, pudiendo así utilizar otra sección importante del tratamiento oncológico veterinario y beneficiarnos de las terapias combinadas.

Al igual que en medicina humana, la clave del éxito es un temprano diagnóstico y actuar sin demoras ya que cuando aparecen las metástasis, la posibilidad de tratamiento se reducen notablemente y a nivel clínico, nos quedamos con muy pocas herramientas para poder regalar a nuestro mejor amigo mayor tiempo de caricias en el sofá.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Qué alimentos no le puedes dar a tu mascota bajo ningún concepto?

Publicidad