NovaMás » Vida

CICLO MENSTRUAL

Las 5 razones por las que tu peso aumenta cuando tienes la regla

El síndrome premenstrual suele venir acompañado de sensibilidad en los senos, cambios de humor y, en ocasiones, un aumento de peso que se mantiene durante el período. Estas son las razones, y así es como puedes evitarlo.

Mujer pesándose en una báscula.

iStock Mujer pesándose en una báscula.

Publicidad

Sentirte un poco más pesada o hinchada cuando te va a venir la regla es totalmente normal, es un síntoma físico asociado con el síndrome premenstrual. La buena noticia es que la mayor parte de este aumento de peso es agua, no grasa, lo que significa que es solo temporal. La retención de líquido acumulada desaparece con el período.

Algunas mujeres pueden experimentar un aumento de peso de hasta 2 kilos y medio los días previos al período, pero cada cuerpo es diferente. Puedes notar que la ropa te queda más ajustada o sentirte hinchada en la zona del abdomen, brazos, piernas y senos. Pero no hay nada de que preocuparse.

Causas del aumento de peso por la regla

La causa principal de este cambio físico es la retención de líquidos, algo que generalmente desaparece entre tres y cinco días después de que nos baje la regla. Aunque puede haber otras razones. Te las explicamos una por una:

1. La culpa es de las hormonas

El estrógeno y la progesterona alcanzan su punto máximo durante la segunda mitad de nuestro ciclo menstrual, justo antes del período. Unos niveles altos pueden llevar indirectamente a nuestro cuerpo a retener líquidos, haciéndolo sentir hinchado o incluso ganado algo de peso. Pero el nivel de estrógeno disminuye a medida que comienza el período, por lo que lo normal es que sientas alivio pasados unos días.

2. Podrías estar comiendo más (o peor) a causa de los antojos

El aumento en los niveles de progesterona también puede abrirte el apetito, y es posible que quieras comer más calorías durante esos días. Es raro que durante el período te dé antojo de brócoli. Lo normal es que te apetezcan snacks salados y carbohidratos simples, como dulces procesados, alimentos que contribuyen a su vez a la retención de líquidos. Para evitarlo, asegúrate de estar bien hidratada y busca proteínas magras como el yogur griego y azúcares naturales como los de la fruta, para no sucumbir a los antojos.

3. No tienes ganas de ir al gimnasio

Te sientes irritable y cansada, y es comprensible. Aunque hacer ejercicio sea lo último que tienes en mente, sudar un poco podría ayudar a tu cuerpo a sentirse menos pesado, ya que eliminarías el exceso de agua.

4. No vas al baño regularmente

La progesterona puede ralentizar nuestra motilidad intestinal y provocar estreñimiento los días previos a la menstruación. Para compensarlo, puedes tomar un probiótico o un diurético, aunque los profesionales únicamente lo recomiendan si la hinchazón es realmente un problema importante.

5. Demasiada cafeína

Es realmente tentador consumir bebidas con cafeína durante el período, porque lo normal es que te sientas más cansada. Pero la incorporación repentina de una mayor cantidad de café o bebidas carbonatadas en tu dieta puede conllevar algunos problemas gastrointestinales, como hinchazón y malestar.

Consejos para aliviar la hinchazón menstrual

Si no tienes ganas de esperar entre cinco y siete días para que termine tu período y tu cuerpo vuelva a sentirse normal, puedes probar estas soluciones rápidas para, al menos, minimizar la hinchazón:

  • Bebe más agua. Al menos ocho vasos por día (aproximadamente dos litros) para mantenerte hidratada y combatir la retención de líquidos, aunque parezca contradictorio.
  • Muévete. Si puedes, sigue tu rutina de ejercicios a pesar de los calambres y la fatiga. Al menos 30 minutos al día antes y durante el ciclo, con una buena combinación entre pesas y cardio, puede ayudar a liberar endorfinas y combatir los efectos hormonales.
  • Toma suplementos. Puedes combatir los efectos secundarios en tu estado de ánimo, hidratación y piel, con determinados suplementos indicados para reducir los problemas derivados del síndrome premenstrual. La vitamina B, por ejemplo, ayuda a reducir la hinchazón.
  • Añade magnesio a tu dieta. Cuando el ácido del estómago es bajo, aumentan la hinchazón y los gases. El magnesio reduce estos efectos y contribuye a la producción de ácido. Puedes tomarlo como suplemento o consumiendo alimentos ricos en magnesio, como las espinacas.
  • Evita la sal. La sal contribuye a la retención de líquidos porque atrae el agua. Controlar su ingesta alivia parte de los problemas estomacales de la regla.
  • Come más cítricos. Limones, limas, naranjas, mandarinas o pomelos, están llenos de fibra y vitamina C, lo que ayuda a reducir la hinchazón. La vitamina C es un diurético natural que nos ayuda a orinar más y a perder algo de líquido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Cómo aliviar los dolores de la regla con productos que tienes en casa.

Publicidad