NovaMás » Moda

NUESTROS 12 PUNTOS VAN PARA…

Los mejor y peor vestidos que han representado a España en Eurovisión

Desde el vestido francés que dio la victoria a Massiel hasta el disfraz con el que Chikilicuatre quedó 16º.

Publicidad

La historia de España como país participante de Festival de la Canción de Eurovisión ha tenido sus altibajos, tanto en resultados como en la estética de sus actuaciones. Ha habido años que un cantante y un micrófono han sido suficiente para maravillar a Europa, pero, en otras ocasiones, nuestros representantes no han convencido ni por la música ni por sus atuendos.

Ahora que ya hemos visto lo espectacular que es el traje de Palomo Spain que llevará Chanel Terrero en el certamen de este 2022, en NovaMás hemos decidido hacer un repaso de aquellos looks eurovisivos que más nos han sorprendido y aquellos otros que no han tenido tanta repercusión (y si la han tenido, ha sido por las críticas).

Mejores looks de Eurovisión

Elegir a los participantes españoles que mejor han vestido para su presentación en Eurovisión, no es tarea fácil, ya que las modas han evolucionado mucho desde 1961, que es cuando nuestro país hizo su debut en el certamen con 'Estando contigo' de Conchita Bautista.

De este modo, procedemos a recordar los más destacados para el público y la prensa internacional.

Massiel (1968)

La primera vez que España ganó Eurovisión fue con el 'La, la, la' de Massiel. Para su actuación, la madrileña viajó a París en busca del traje perfecto y lo encontró. Un mini vestido lleno de margaritas de Courrèges que ya forma parte de la historia de nuestro país.

 

Salomé (1969)

Al inicio del artículo hemos hablado de altibajos en el Festival de la Canción y está claro que esta época fue el punto más alto, ya que España ganó por segundo año consecutivo gracias al 'Vivo cantando' de Salomé.

Para la ocasión, eligió un espectacular mono azul turquesa hecho por el diseñador Manuel Pertegaz. Lo que más gustó de este diseño fueron los cinco mil canutillos de porcelana que caían como flecos desde el cuello hasta los pies.

La gran anécdota es que Salomé tuvo que cantar con 14 kilos encima y, por eso mismo, nuestros 12 puntos van para ella.

 

Karina (1971)

Otra actuación estelar, tanto por la música como por la vestimenta, fue 'En un mundo nuevo' de Karina. Llevó un traje azul turquesa, ceñido y largo hasta los pies, diseñado por Antonio Nieto.

La botonadura y los agujeros en las mangas y al final de la falda fueron los elementos más icónicos del vestido.

 

Paloma San Basilio (1985)

Más de una década más tarde, España volvió a brillar en Eurovisión gracias al vestido que llevó Paloma San Basilio para interpretar 'La fiesta terminó'. Era de gasa y estaba lleno de pedrería. El escote en forma de uve y hombreras hicieron que Paloma luciera esbelta y estilosa. Se desconoce el diseñador que hay detrás de esta obra de arte.

 

Edurne (2015)

No podía faltar en este ránking Edurne, quien, en mitad de su canción 'Amanecer', se deshizo de un vestido rojo para lucir uno verde claro con transparencias, de corte asimétrico y lleno de pedrería que iluminaba aún más el escenario. El artista de esta creación fue José Fuentes.

 

Amaia y Alfred (2018)

Acabamos con la actuación más romántica del certamen por parte de España: 'Tu canción' de Amaia y Alfred. Ambos vistieron de diseñadores españoles, ella con un maxivestido de Teresa Helbig, con capas de tul cubiertas de rombos metálicos y dorados y un pronunciado escote en forma de uve. Él, con un espectacular traje burdeos adornado con pedrería, de Paco Varela.

 

Peores looks de Eurovisión

Entendemos como peores, los que menos han gustado a al público eurovisivo, quien, en 1993, creó el premio 'Barbar Rex' al peor vestido del Festival, a raíz del vestuario que lució la representante de Bélgica en aquella edición. También tendremos en cuenta la opinión de los críticos expertos.

Nina (1989)

Ella misma reconoció que era el vestido más horrendo que se había puesto en su vida y los fans eurovisivos opinaron lo mismo. Corto, ceñido, de color rosa y con lazos negros, el diseño con el que Nina interpretó 'Nacida para amar' no pasó a la historia de la moda española.

Otra cosa fue su espectacular melena rizada, a la que sí le damos un diez.

 

Lydia (1999)

Lydia quedó en último lugar con 'No quiero escuchar', tema que no convenció a los espectadores. Tampoco gustó su estilismo de Agatha Ruiz de la Prada, lleno de color. La misma cantante afirmó, dos décadas después, que su vestido llamó tanto la atención que nadie se fijó en su música y por eso el mal resultado.

La verdad es que su balada no encajaba, para nada, con un vestido tan alegre y extremado.

 

Chikilicuatre (2008)

La elección de España para este año fue de estilo cómico, por lo que una vestimenta de diseño no era lo que se esperaba en esta ocasión.

David Fernández Ortiz saltó al escenario a pasárselo bien disfrazado de su alter ego, Rodolfo Chikilicuatre, con un gran tupé al estilo Elvis y una guitarra de juguete.

 

Gisela (2008)

El mismo año en el que España hizo reír a Europa con el 'Baila el chiki chiki', Gisela representó a Andorra cantando 'Casanova' con un atuendo que se llevó el premio 'Barbar Rex'. Aunque no abanderara España, se merecía una mención en este ránking.

 

Soraya Arnelas (2009)

'La noche es para mí' no obtuvo buenos resultados en el Festival de la Canción, pero quizás sí los hubiera obtenido en una pista de hielo, puesto que los fans del certamen vieron el vestido de la extremeña como un maillot de una patinadora artística.

 

Pastora Soler (2012)

El vestido de corte griego que llevó Pastora Soler para cantar 'Quédate conmigo' fue criticado por parecer un mantel. El diseño, elaborado con gasa y de color verde aguamarina, llevaba la firma de Cañavate.

Puede que el vestido no triunfara, pero la canción consiguió volver a meter a España dentro del ‘Top 10’ después de una década de resultados bastante flojos.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Los invitados mejor y peor vestidos de la Met Gala 2022.

Publicidad