NovaMás » Gente

ESTE FIN DE SEMANA

El problema de salud por el que la reina Isabel II no ha reaparecido públicamente

Un problema de salud ha impedido a la monarca aparecer en público en el evento en conmemoración del Fin de la I Guerra Mundial en el monumento del Cenotafio en Londres.

reina Isabel II

Gtres reina Isabel II

Publicidad

Un esguince de espalda ha sido el culpable de que este domingo el príncipe Carlos fuera el encargado de tomar el papel de su madre en el acto británico celebrado en Londres sobre el armisticio del conflicto armado.

Desde el Palacio de Buckingham se ha informado: "La Reina, tras sufrir una lesión de espalda, ha decidido esta mañana, con gran pesar, que no podrá asistir al Servicio del Domingo del Recuerdo de hoy en el Cenotafio. Su Majestad está decepcionada por no poder asistir al servicio". Una ausencia que hace visible la obligación de Isabel II por bajar el ritmo de su agenda con el fin de mejorar su salud.

El jueves se había confirmado la asistencia de la reina a la ceremonia que homenajea a las víctimas de la guerra, celebrada este 14 de noviembre. Pero, como ya viene ocurriendo las últimas semanas, los médicos han recomendado a la monarca británica guardar reposo, perdiéndose así varios actos públicos. Estas ausencias empiezan a preocupar a la población tras su hospitalización el pasado 20 de octubre, pese a que el príncipe Carlos asegure en sus apariciones por Londres que su madre "está bien".

Este Día del Armisticio es considerada una de las celebraciones más importantes para la familia real y la favorita de la reina Isabel II. Tal y como afirma la experta en monarquía Penny Junor, es el evento del año al que realmente asiste con gusto la soberana.

La falta de la reina, en el balcón del Ministerio de Asuntos Exteriores, no ha impedido la celebración del acto que ha comenzado con el silencio. Dos minutos en los que la emoción y el orgullo inundan la capital inglesa al son del Himno Nacional.

Las amapolas han protagonizado el tributo a los caídos y se han dejado ver como accesorios. Se dice que en los campos de Flandes brotaron cientos de ellas al fin de la Primera Guerra Mundial. Por esta razón la fecha es conocida también como ‘El día de la Amapola’. Los príncipes, las duquesas, tanto la de Cambridge como la de Cornualles, y los Condes de Wessex han asistido con esta flor en las solapas de sus chaquetas.

El heredero al trono, ocupando el lugar de su madre como hace desde 2017, ha colocado la corona de flores en el monumento del Cenotafio, ubicado en Whitehall. El príncipe Carlos iba acompañado de más de 10.00 veteranos y de su hijo, el Príncipe Guillermo, vestido de uniforme militar. Un detalle que ha llamado la atención ha sido el ramo que portaba Kate Middleton con tres de ellas, se cree que es una referencia a sus familiares derrotados en la batalla.

Es la primera vez en más de dos décadas que la reina Isabel II se pierde esta jornada. A sus 95 años, solo faltó en otras seis ocasiones por motivos de fuerza mayor en sus casi 70 años de reinado. Ella que sirvió en el ejército como conductora de la Segunda Guerra Mundial, no se rinde y cumpliendo con las indicaciones médicas y el reposo, la soberana sigue al frente de sus labores institucionales y ya se prepara para los planes navideños. Estas fiestas serán las primeras que la reina pase sin su marido, el duque de Edimburgo.

...

Seguro que te interesa...

El hijo del príncipe Harry y Meghan Markle no está en la foto homenaje del duque de Edimburgo por un motivo

Publicidad