NovaMás » Gente

¡QUÉ SUSTO!

María Castro cuenta la dura experiencia que vivió en un avión con sus dos hijas

María Castro vive una experiencia que tardará tiempo en olvidar, en pleno vuelo y mientras iba a casa por Navidad junto a sus hijas.

Publicidad

La actriz María Castro se embarcaba en un viaje a Vigo del que no se iba a olvidar en la vida. Así lo contaba en su cuenta de Instagram, ante sus más de 736.000 seguidores, celebrando: "Ya en casita de 'los papás' y después del sustazo de ayer, nunca celebré tanto el 'vuelve a casa vuelve'! Menudo vuelo! Digo 'vuelo', aunque realidad fueron dos, porque las dificultades aparecieron en el aterrizaje del segundo".

"El periplo de viaje ya de entrada, era importante, al menos lo que yo me había montado en la cabeza, teniendo en cuenta: que me 'movía' yo sola con las dos, que tenía, como os digo, dos vuelos de por medio, que la escala era escasa, para correr con dos a las espaldas y sin silla, que viajando me pillaban las horas de la siesta de Olivia y su comida y que está última no para, ni en tierra ni en aire", comenzaba contando la actriz.

"Yo echada 'palante' siempre, voy y me embarco con las dos! Somos de que se 'adapten' en la medida que se pueda a los planes, que vean mundo, que prueben, que experimenten. Al final, como siempre, ellas o la experiencia me sorprende. Maia ejerciendo de hermana mayor y de la mejor compañera de viaje", continuaba contando Castro.

"Y todo fue sobre ruedas (o sobre alas), primer viaje corto y perfecto: escala tranquila comiendo al lado de la nueva puerta de embarque (eso sí, sentada en el suelo con la dos, porque a veces estamos tan ocupados mirando los 'móviles' que ningún otro pasajero se brindó a cederle su sitio a las niñas para darles de comer)", recriminaba María.

"Segundo vuelo con Olivia dormida en la mochila, así que mejor imposible, hasta el aterrizaje: a un metro de tocar Vigo y después de muchísimo meneo, los motores del avión vuelven a rugir y con un impulso violento, otra vez despegamos hacia algún lugar. Dónde? No lo sé. Por qué? Tampoco lo sabía, porque no suelen dar muchas explicaciones cuando hay caos. Hasta cuándo? Ni idea tampoco", comenzaba a preocuparse la actriz.

"Maia me dio la mano y se dedicó a mirar al frente, expectante", acto seguido comenzaron los problemas: "Olivia se despierta y ajena a todo, quiere salir de su atadura. Maia se marea. Yo sin bolsa. Yo me mareo". En este momento Castro empieza a buscar soluciones: "Abro el aire, recuesto ligeramente a Maia, le acaricio la cabeza tratando de que se duerma, para que se le pase más rápido y el mareo se esfume, y así solo tenga una en combate para el próximo intento de aterrizaje. A Olivia, le 'casco' dibujitos del móvil. Y yo, aguanto las lágrimas como puedo!".

"Pues mira que me he comido vuelos como estos, o igual peores", pensaba María, "y soy súper tranquila en el aire, pero con ellas a bordo todo cambiaba y mucho. No podía parar de pensar en Jose. Y si nos pasaba algo? Y si todas las complicaciones que pensé a priori en el viaje, se quedaban en nada al lado de lo que podía pasar? Son tan pequeñas y yo me sentí tan pequeña también".

"Pero al final, en un segundo intento de aterrizaje, que no olvidaré nunca. Lo conseguimos! Aplauso y ovación de todos los pasajeros. Temblor de piernas oculto por mi parte. Y abrazo inmenso a las dos, cuál mamá gallina, siendo solo una durante unos instantes. Qué miedo!", terminaba contando la actriz.

...

Seguro que te interesa

María Castro cambia de look por su 40 cumpleaños

Publicidad