POR UN PRESUNTO DELITO DE ALZAMIENTO DE BIENES

La fecha en la que Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana serán juzgados

Arantxa Sánchez Vicario y su exmarido, Josep Santacana, se enfrentan a una petición de cuatro años de cárcel por un presunto delito de alzamiento de bienes. La extenista y el padre de sus dos hijos serán juzgados en Barcelona entre el 12 y el 15 de septiembre de 2023 en Barcelona.

Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario

Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario Gtres

Publicidad

Tal y como ha adelantado este lunes el periódico 'La Vanguardia' y han confirmado fuentes judiciales a Europa Press, Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana se sentarán en el banquillo el próximo mes de septiembre por un presunto delito de alzamiento de bienes.

La extenista y el padre de sus dos hijos serán juzgados en Barcelona entre el 12 y el 15 de septiembre de 2023 y se enfrentan a una condena de cuatro años de cárcel por supuestamente ocultar patrimonio para evitar pagar una deuda de 7,5 millones de euros al Banco de Luxemburgo.

Según explica la Fiscalía en su escrito de acusación, presentado en julio de 2021, la tenista actuó "bajo las consignas de su marido" para "descapitalizar su numeroso patrimonio", "vaciando sus cuentas corrientes" para frustrar de este modo que el banco luxemburgués cobrase la millonaria cantidad que adelantó en nombre de Arantxa a un banco español como garante de una deuda que la barcelonesa tenía con Hacienda.

Tal y como sostiene el fiscal, la entonces pareja hizo "desaparecer" el dinero que Sánchez Vicario había cobrado en créditos y por reportajes en medios de comunicación. Además, la tenista era propietaria y beneficiaria de al menos cinco empresas, titulares de varios bienes inmueble, que después de notificársele la deuda con Hacienda pasaron a estar a nombre de una sociedad uruguaya.

Así, "realizaron numerosas operaciones de venta con el fin de obtener dinero y ocultarlo para frustrar el cobro" de la deuda, y la Fiscalía acusa como cooperadores necesarios a quienes supuestamente hicieron de testaferro quedando como único titular de las empresas de la tenista, además de al jefe y al responsable de la gestoría que hizo las operaciones de estas empresas.

Por todo, la Fiscalía pide condenar a Arantxa y a Santacana por un presunto delito de alzamiento de bienes o insolvencia punible: reclama cuatro años de cárcel y 8.640 euros de multa para ambos, además de 6,1 millones en responsabilidad civil; y tres años y medio de prisión y multa de 7.560 euros para los cómplices.

Ahora, sabemos que será el 15 de septiembre cuando la extenista se siente en el banquillo de los acusados, protagonizando una imagen que nunca le hubiese gustado y que podría acabar con ella en prisión si finalmente se demuestran estos presuntos delitos.

Novamas » Gente

Publicidad