NovaMás » Cocina

UN PRODUCTO, MUCHOS PLATOS

Tortillas de maíz: tres recetas más allá de los tacos

Existen muchos otros platos en los que las tortillas de maíz o de trigo son la base. Descubre algunas de las alternativas en este artículo.

Tortillas de maíz

Pexels Tortillas de maíz

Publicidad

Rellenas de pollo, a rebosar de queso, con toques picantes… Las tortillas de maíz se han convertido en alimentos indispensables que pueden salvar nuestras comidas. Gracias a su sabor neutro y a la facilidad de manejo, puedes sacar tu faceta de chef y crear mil y una combinaciones. ¡Atrévete con alguna de estas elaboraciones!

Nachos caseros

Los nachos o totopos son una aportación azteca riquísima. Este picoteo tan gustoso se originó gracias al afán de la cultura mexicana por usar hasta el mínimo trozo de tortilla que sobraba de otras elaboraciones. Hoy en día, los que venden en los supermercados están llenos de conservantes, pero ahora puedes hacerlos más saludables en casa.

Apila tantas tortillas de maíz como quieras y con la ayuda de un cuchillo afilado, córtalas - como si se tratara de un pastel - en 8 o 12 triángulos, dependiendo de la medida de tu tortilla. Pinta cada lado del triángulo con aceite de oliva y mételos en el horno durante 15 minutos a 180 grados. Cuando hayan cogido color, es el momento de sacarlos. Puedes condimentarlos con especias antes de hornearlos para que tengan más sabor.

Úsalos para dipear en salsas como el guacamole o el hummus. También puedes optar por fundir un poco de queso cheddar por encima o recurrir a los ingredientes clásicos, como el pico de gallo, los frijoles o la carne picada.

Wrap sano de carne

No es ni un sándwich ni un bocadillo, es una reinterpretación del clásico burrito. Se trata de un plato de lo más saludable, siempre y cuando lo elabores bien. Te proponemos que elijas una carne blanca, como el pollo o el pavo.

Cocínala a la plancha, con un poco de orégano y ajo en polvo para darle más sabor, luego córtala en daditos. Para acompañar la carne, mezcla en un bol, lechuga, tomate, aguacate y queso rallado. También puedes acompañar tu wrap con alguna salsa, como mayonesa o salsa de yogur.

Para montar tu elaboración solo necesitarás tantas tortillas como wraps quieras. Moja con un poco de agua cada cara de la tortilla y caliéntala por ambos lados, durante 10 segundos, en una sartén. Después, pon la mezcla en el medio de la tortilla. Para poder enrollarla, pliega la parte inferior para que no se desmonte y enrolla la tortilla de un lado al otro, como una especie de cono.

Pizza en la sartén

Si quieres cenar una buena pizza casera, pero no tienes tiempo para elaborar la masa, esta es una alternativa óptima. Elige tus ingredientes favoritos para disfrutar el triple de tu comida, pero estos deben estar previamente cocinados.

Por ejemplo, puedes optar por elaborar una reinterpretación de la clásica capricciosa con jamón cocido, setas ya salteadas, olivas negras, alcachofa laminada cocida y queso mozzarella. También puedes optar por elaborar una pizza con atún y cebolla o una vegetal. ¡No te olvides del tomate frito para la base!

Para cocerla, empieza por poner un poco de aceite en la sartén y añadir tu tortilla. Mantén el fuego a una temperatura muy baja para que se vaya dorando, pero sin quemarse. Esparce la salsa de tomate por la base e incluye el resto de ingredientes. Tapa la sartén para que se derrita el queso. Cuando veas que la masa se ha endurecido, es el momento de sacarla. Obtendrás una pizza fina, deliciosa y muy crujiente.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

El truco para cocinar croquetas en la freidora de aire y que sean un éxito

Publicidad