NovaMás » Cocina

TRUCO PARA COCINAR

Pastillas de caldo caseras para potenciar el sabor de todas tus recetas

Hacer en casa el preparado y dejar pequeñas dosis en el congelador es un truco que va a salvarte más de un guiso.

Una pastilla de caldo te arregla cualquier plato.

iStock. Una pastilla de caldo te arregla cualquier plato.

Publicidad

Si eres una mujer previsora y disfrutas con el sabor de las recetas tradicionales, este tip de cocina es para ti. Cuando cocinamos en casa para la familia o invitados, queremos dar a todas nuestras recetas ese toque que las haga especiales. A veces, un simple sofrito de cebolla y ajo es capaz de arreglar unas lentejas que han quedado sosas. Otras veces, con el simple hecho de acertar con la especie adecuada, le damos un empuje de sabor a ese plato que no acababa de estar delicioso.

Pero hay algo infalible en la cocina para potenciar el sabor de casi cualquier guiso: preparar unas pastillas de caldo completamente caseras y añadirlas a la receta para disfrutar de un potente sabor. Luego, se pueden añadir a todos los guisos de cuchara, a un sofrito de tomate, a una crema o a cualquier salsa. Hacerlas es muy fácil, pero requiere de tiempo y dedicación. Por eso, nuestro consejo es que hagas una buena cantidad y las dejes preparadas en el congelador, a punto para cuando las necesites.

El truco de las cubiteras de hielo

Antes de hacer la receta, es importante saber cómo las vamos a congelar. Lo mejor es usar las típicas hieleras duras o de silicona que van al frigorífico. De este modo, cada vez que lo necesites, podrás sacarlas de una en una y añadirlas a tu guiso sin descongelar el resto.

Se trata de un truco muy básico, pero muy eficaz para este tipo de recetas en las que lo importante es tener siempre una pequeña cantidad preparada en el congelador.

Receta de pastillas de caldo caseras

La preparación de este potenciador de sabor es muy sencilla y permite añadir o cambiar cualquiera de los ingredientes, al gusto de cada familia. Nosotras apostamos por una receta de carne y verduras, pero puede hacerse solo a base de verduras y el resultado es también delicioso.

Ingredientes para unas 50 pastillas

  • 300 gr de verduras variadas: cebolla y ajo (no pueden faltar), calabacín, puerro, zanahoria, pimiento verde, coliflor y apio (puedes añadir o quitar las verduras que quieras).
  • 200 gr de carne: puedes usar solamente pollo (contramuslos) o prepararlo con carne roja (cerdo y ternera).
  • 30 gr de sal.
  • 1 hoja de laurel.
  • AOVE.
  • Vino tinto: con un chorrito es suficiente y es totalmente opcional.

Preparación

  • En una olla echamos aceite de oliva (2 cucharadas soperas) y sofreímos el contramuslo entero junto a la cebolla bien picada, a fuego medio.
  • Cuando ambos ingredientes empiecen a dorarse, añadimos el resto de verduras troceadas y lo sofreímos todo junto, también a fuego medio o bajo, durante 10 minutos.
  • Cubrimos todos los ingredientes con agua y subimos el fuego al máximo para que hierva durante 15 minutos.
  • Bajamos el fuego y lo dejamos haciendo chup chup durante 1 hora y media, aproximadamente.
  • Retiramos del fuego y dejamos que se enfríe o, al menos, que reduzca temperatura para poder extraer la carne de pollo, quitar la piel, desmenuzar la carne y añadirla a la olla de nuevo.
  • Trituramos todo junto y dejamos enfriar.
  • Llenamos las cubiteras de hielo con el preparado, lo tapamos y lo dejamos en el congelador bien a mano.

Un apunte importante es que debemos retirar con una espumadera la posible grasa que se vaya acumulando en la superficie cuando esté en ebullición. De lo contrario, nuestras pastillas quedarían con un sabor demasiado fuerte.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Cómo cocinar las legumbres para que no pierdan la piel.

Publicidad