ÚTIL EN NAVIDAD

¿Hay alimentos o bebidas que ayudan a digerir mejor las comidas copiosas?

Durante el mes de diciembre las comidas y cenas copiosas se solapan, lo que lleva a recurrir a todo tipo de remedios caseros para aligerar las digestiones. Pero… ¿Cuánto hay de realidad y cuánto de costumbre popular?

Comida de Navidad en familia

Comida de Navidad en familia Pexels

Publicidad

STORIES

Hay muchos alimentos y bebidas cuyo consumo tradicionalmente se ha asociado a mejorar la digestión tras las comidas más pesadas y son consejos que se transmiten de unas personas a otras, sin pensar cuántos de esos consejos tienen una base sólida y cuántos forman parte de las creencia popular. A continuación, vamos a comentar alguno de ellos:

El alcohol no es digestivo

Gin tonic, licor de hierbas, chupitos… Las bebidas alcohólicas suelen estar de forma frecuente en este tipo de recomendaciones, hasta el punto de que muchas personas le llaman al gin tonic directamente "digestivo".

Sin embargo, el alcohol entorpece más la digestión produciendo problemas en la motilidad del esófago, en la aparición de reflujo, gastritis, trastornos del vaciado del estómago o diarreas.

No es perjudicial beber agua durante las comidas

Otro mito común es que beber agua durante las comidas puede obstaculizar la digestión, algo que no es cierto, ya que de entrada, los alimentos que consumimos con las comidas ya están formados por agua, incluso en más de un 90% de su composición, como ocurre con verduras y hortalizas. Por eso, aunque no ingiramos agua como tal, ya estamos bebiendo.

Por otro lado, las demás bebidas diferentes al agua constan de agua mayoritariamente en su composición, por lo que sería contradictorio decir que el agua con las comidas dificulta la digestión, pero que otras bebidas que están formadas por agua mayoritariamente "ayudan".

Se debe beber en función de la sed. Quizás si se bebe mucho más de lo que realmente el cuerpo pide, por la creencia de que hay que beber una cifra de agua determinada, esto puede incrementar la sensación de malestar e incomodidad, pero no por beber agua, sino por beber mucho más de lo que se necesita.

Infusiones, remedio tradicional

La clásica manzanilla, poleo menta o anís son infusiones que se suelen recomendar para mejorar las digestiones desde hace muchos años. En este caso existe algún pequeño estudio realizado al respecto, pero la calidad de la evidencia científica es baja como para hacer recomendaciones en firme.

Jengibre, una opción beneficiosa para mejorar la digestión

Están más estudiados los efectos del jengibre, sobre todo para reducir náuseas y vómitos. Es un alimento además seguro, que se puede utilizar incluso durante el embarazo. También hay respaldo científico con respecto a su efecto de aliviar molestias e hinchazón abdominal.

La fruta de postre no fermenta

La fruta de postre no entorpece la digestión, ni se queda fermentando en el medio ácido del estómago. Este es un mito muy extendido. Consumir fruta de postre es un hábito saludable antes, durante o después de las comidas.

Eso sí, debemos escuchar nuestros niveles de hambre y saciedad e intentar actuar conforme a ellos. Si cuando llegamos al postre, ya tenemos esa sensación de incomodidad de haber comido por encima de lo que realmente necesitábamos, cualquier postre estará de más y nos acentuará esa sensación de plenitud excesiva que en otro contexto no sucedería.

En definitiva, la manera más adecuada de mejorar las digestiones es prevenir el hecho de comer por encima de nuestras necesidades del momento. Y para ello, es fundamental comer muy despacio durante las comidas, sin distracciones, escuchando y atendiendo los niveles de hambre y saciedad, independientemente del plato o alimento que tengamos delante.

A partir de ahí, si nos hemos pasado comiendo por encima de estas señales, conscientemente o no, lo mejor que podemos hacer es esperar a volver a tener algo de hambre antes de volver a comer.

Novamas » Cocina

Publicidad