NovaMás » Cocina

NAVIDAD

Hacer turrón de Jijona en casa es fácil si sigues estos pasos

Una receta sencilla y deliciosa para elaborar tu propio postre estas fiestas.

Turrón de Jijona.

iStock Turrón de Jijona.

Publicidad

Una mesa con un mantel con motivos navideños y un plato de turrones cortados en el centro alegra a cualquiera. No hay comilona que se precie sin el tradicional plato de turrones surtidos y polvorones. Así es como visualizamos una Navidad “a la española”. De Alicante, de chocolate, de yema quemada, de piedra… Desde los más clásicos hasta las nuevas versiones, todos tenemos nuestro turrón favorito.

A pesar de haber infinidad de opciones, uno de los turrones más populares y que nunca puede faltar en una comida navideña es el de Jijona -o “blando” para algunos-. Este dulce elaborado con almendras y miel es uno de los favoritos en muchas casas, tanto por su sabor como por su textura, ya que es el más fácil de comer.

Aparecer con un turrón de Jijona hecho en casa a esa comida navideña a la que te han invitado te hará quedar como la invitada ideal. Y, en el caso de que seas tu la persona que ha organizado la comida, ofrecer este dulce como postre hará las delicias de los comensales.

Cómo elaborar turrón de Jijona en casa

Aprovecha una tarde de frío para ponerte el delantal y elaborar tu primer turrón de Jijona. Verás que no es nada difícil y que el resultado es espectacular. Eso sí, vas a necesitar varias horas para poder degustarlo.

Ingredientes

  • 300 g de Almendra molida
  • 200 g de miel clara
  • 50 g de azúcar
  • Una pizca de canela molida
  • Ralladura de limón
  • Una pizca de sal
  • 30 g de clara de huevo pasteurizada (se puede encontrar en la mayoría de supermercados)

Elaboración

  • Tostamos las almendras. En una sartén amplia, tostamos las almendras a fuego medio durante unos minutos. Cuando empiecen a dorarse, las retiramos y las dejamos enfriar. Importante en este punto: que no se quemen.
  • Elaboramos la masa de miel y azúcar. Ponemos un cazo al fuego con la miel y el azúcar y lo calentamos a baja potencia. Lo vamos removiendo hasta que los dos ingredientes se integren en una sola masa homogénea. Retiramos el cazo del fuego un momento.
  • Añadimos la clara de huevo. En un bol, batimos la clara de huevo con un tenedor hasta que espume, la incorporamos en el cazo y lo volvemos a poner al fuego, a temperatura muy baja. Removemos el contenido sin cesar, evitando que cuaje la clara. Retiramos del fuego cuando se forme una crema espesa.
  • Añadimos la almendra. Por último, incorporamos la almendra y los ingredientes opcionales: canela, sal y la ralladura de la piel de medio limón (previamente lavado). Mezclamos y amasamos todo el conjunto hasta tener una masa bastante espesa.
  • Lo ponemos en un molde. Cogemos un molde, lo cubrimos con papel vegetal y vertemos la masa. Lo cubrimos con un plástico film y ponemos un peso encima. Esperamos a que se enfríe dejándolo a temperatura ambiente y cuando esté templado lo ponemos en la nevera durante, como mínimo, 6 horas. Y… ¡Lo tenemos!

El origen del turrón

Según han descubierto los historiadores, este dulce habría sido introducido en España por los árabes. Se cree que lo crearon en un concurso en el cual buscaban un alimento nutritivo que se conservara y fuera fácil de transportar. Existen datos que demuestran que el turrón ya existía en la antigua villa de Sexona, actualmente Jijona, en el S. XVI.

Aunque también hay la creencia de que los griegos elaboraban este dulce como producto energético para los deportistas que participaban en los Juegos Olímpicos.

La tercera teoría más comentada es que el turrón lo creó un artesano de Barcelona que se apellidaba “Turró”. El hombre, habría creado este alimento con las materias primas de las que disponía en una época de escasez de alimentos. Esta versión es la que tiene menos fundamento, aunque podría ser totalmente creíble.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

La receta para hacer turrón crujiente de galletas tipo Oreo, sin gluten y sin lactosa.

Publicidad