NovaMás » Cocina

PRECISIÓN EN LA COCINA

Errores frecuentes a la hora de hacer un bizcocho

Un solo golpe de aire puede impedir que obtengamos la masa perfecta.

Bizcocho casero

iStock Bizcocho casero

Publicidad

En apariencia, los bizcochos son de las elaboraciones más sencillas dentro del mundo de la repostería. Cuando hacemos la masa de un bizcocho nos parece que todo va a la perfección, ya que las recetas son fáciles de seguir y no necesitamos de instrumentos de cocina profesionales. Pero a veces el resultado no es el que esperábamos.

En realidad, las elaboraciones de pastelería son complicadas de hacer, a veces, mucho más que una receta de cocina común. La repostería requiere de mucha precisión para que los resultados sean exactamente como planifica la receta. Un gramo de más de algún producto o, incluso, un golpe de aire, pueden desestabilizar las masas y arruinar nuestro trabajo.

Los bizcochos tampoco se libran de esta estricta precisión. Por eso, a veces, a pesar de haber seguido la receta al pie de la letra, no conseguimos el hermoso bizcocho hinchado, de un color tostado perfecto y de textura esponjosa que aparecía en el libro de cocina. Más bien sacamos del horno una masa chafada, quemada y dura como una roca.

A continuación, te explicamos cuáles son los errores que debes evitar y algunas recomendaciones para que consigas el bizcocho perfecto.

Errores a evitar cuando hacemos un bizcocho

La nutricionista e instagramer, Blanca García-Orea, a través de su cuenta en esta red social (@blancanutri), explica cuáles son los resultados que indican que nuestro bizcocho ha salido mal y los motivos por los que ha podido suceder.

¿Por qué el bizcocho no ha subido?

Según Blanca, cuando sacamos del horno una masa hecha por dentro, pero que no ha subido lo suficiente, puede deberse a estas razones:

  • No has integrado lo suficiente los ingredientes. Para evitarlo, asegúrate de mezclar bien todos los productos hasta obtener una masa homogénea.
  • Te has olvidado de poner la levadura, o bien, te has excedido con la cantidad de este producto. Cuando esto pasa provoca un efecto rebote, que hace que no suba la masa. Lo mismo ocurre cuando echamos demasiada agua o algún tipo de grasa a la masa.
  • Has echado los ingredientes demasiado fríos o calientes. Para un resultado óptimo tienen que estar a temperatura ambiente.
  • La temperatura del horno estaba demasiado alta o baja. Para asegurarte de que el horno ha alcanzado la temperatura adecuada puedes ayudarte de un termómetro.
  • Has mantenido la temperatura del horno por arriba y por abajo. El truco está en precalentarlo con este programa y cuando vayas a meter el bizcocho, dejas solo la temperatura por abajo.
  • Has utilizado un molde demasiado grande para la cantidad de masa que tenías. Fíjate que sea proporcional a la medida del bizcocho para que alcance la altura adecuada.

¿Por qué me ha quedado apelmazada la masa?

Si esto ocurre, fíjate en si se ha dado alguna de estas situaciones:

  • No has precalentado el horno lo suficiente.
  • Has incorporado demasiados ingredientes a la masa, o bien, no los has integrado.
  • No te has asegurado de que la masa estuviera cocida y has apagado el horno demasiado pronto.
  • Te has excedido en la cantidad de agua o de humedad de la masa, procedente de ingredientes como la fruta. En este caso, compensa con otros productos que no tengan tanta agua.
  • No has programado la temperatura correcta.
  • Has abierto la puerta del horno en mitad de la cocción. Cuando esto ocurre, el aire frío del exterior entra en contacto con la masa y el contraste de temperaturas hace que el bizcocho no suba bien.

Bizcocho salido del horno
Bizcocho salido del horno | iStock

¿Por qué se me ha hundido el bizcocho?

Según explica la nutricionista en Instagram, esto se puede deber a:

  • Has sacado el bizcocho del horno antes de que estuviera cocido.
  • La temperatura programada para el horno era demasiado elevada, se ha hecho muy rápido por fuera y por dentro ha quedado crudo.
  • Has incorporado demasiada levadura a la masa, lo que ha provocado el efecto contrario a la hinchazón.
  • Cuando el bizcocho estaba cocido y lo has sacado del horno, ha entrado en contacto con una temperatura exterior demasiado fría y ha provocado que se hundiera. Para prevenir esto, cuando el bizcocho esté ya cocido, déjalo 5 minutos más con el horno apagado antes de sacarlo.

¿Y si se me ha hundido solo por el centro?

En este caso, puede deberse a:

  • Una temperatura del horno demasiado baja o una retirada del horno antes de tiempo.
  • Una falta de humedad en la masa.
  • No has integrado los ingredientes lo suficiente.
  • Has interrumpido la cocción a la mitad abriendo la puerta del horno

¿Por qué se me han hundido los lados?

Blanca García-Orea apunta que esto se ha podido dar por estos dos hechos:

  • Has programado una temperatura del horno demasiado elevada.
  • Tu bandeja de horno estaba mal colocada. Por ello, intenta ponerla siempre en el centro del horno.

Ahora que ya sabes los trucos para conseguir el bizcocho perfecto, nunca más le tengas miedo a una receta de pastelería.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Pastel de calabaza: una receta diferente con ingredientes sencillos

Publicidad