LA COMIDA NO SE TIRA

Cómo hacer canelones caseros con las sobras de la comida de Navidad

Esta Navidad ponte el delantal y aprovecha todas las sobras para hacer canelones caseros. Es una actividad muy divertida y fácil para hacer en familia y el resultado está riquísimo.

Canelones

Canelones iStock

Publicidad

STORIES

Que sobre comida de las celebraciones navideñas es todo un clásico de estas fechas. Los anfitriones cocinan en grandes cantidades para que no falte nada en la reunión familiar y eso implica que luego se coman restos hasta Fin de Año.

A pesar de que los platos que se sirven en Navidad son especiales, comer lo mismo día tras día hasta que se terminen todos los tupper que hemos guardado en la nevera puede llegar a aburrir. Por eso, en este artículo te proponemos aprovechar estas sobras para hacer canelones.

No solo te saldrán unos canelones deliciosos, también tendrás una actividad divertida para hacer en familia durante los días de vacaciones.

¿Qué sobras podemos utilizar?

El canelón es una preparación muy agradecida, pues suele quedar bien con cualquier relleno. Los puedes hacer de sobras de carne estofada, de verduras del caldo, de pescado al horno, de lacón con grelos, de marisco, de albóndigas… De casi cualquier preparación típica de cada comunidad autónoma.

Tan solo necesitas una batidora minipimer para triturarlo todo hasta que quede una masa uniforme que puedas manipular.

Cómo hacer los canelones

Una vez tengas listas las sobras para rellenar los canelones, deberás cocer las placas:

1. Llena con agua una olla y pona al fuego.

2. Cuando arranque a hervir, échale sal.

3. Añade las placas una a una e intenta que no se peguen entre sí.

4. Espera los minutos que indique el envoltorio.

5. Utiliza una espumadera para sacarlas de la olla y sumérgelas en agua fría durante unos 40 segundos.

6. Finalmente, deposítalas sobre un paño que les absorba la humedad.

A continuación toca la parte más divertida si tienes peques. Os laváis bien las manos y comenzáis a hacer pelotillas con las sobras trituradas. Una vez tengáis pequeñas albóndigas, chafadlas ligeramente con las dos manos para que cojan la forma del canelón e id añadiéndolas en cada una de las placas. ¡Cuidado! Si ponéis demasiado relleno, luego serán muy difíciles de cerrar y los canelones se abrirán durante el horneado.

Cierra los canelones con cuidado
Cierra los canelones con cuidado | iStock

Una vez tengas los canelones preparados, añádelos en una fuente apta para horno y recuerda cómo los has colocado para saber cómo repartirlos una vez hechos. Cúbrelos de bechamel -casera o comprada- y añade queso especial para gratinar encima.

Introdúcelos al horno a 200º durante unos 10 minutos y luego gratínalos un par de minutos más. ¡Listos para disfrutar!

Cómo hacer bechamel casera

El secreto de unos buenos canelones es su salsa, por eso, la bechamel casera hará que tu preparación sea aún más deliciosa.

Para hacer la bechamel para 6 personas (aproximadamente) necesitas:

  • 60 g de mantequilla
  • 60 g de harina de trigo
  • ½ litro de leche entera
  • Sal
  • Nuez moscada molida

Paso a paso

1. Pon una cazuela al fuego y funde la mantequilla.

2. Añade la harina y ve removiendo hasta que se cree una pasta.

3. Coge unas varillas, sigue removiendo y ve añadiendo leche poco a poco, para que no se enfríe la mezcla.

4. Una vez agregada toda la leche, condimenta con sal y nuez moscada al gusto.

Ten en cuenta que cuanto más rato la dejes al fuego, más espesa quedará porque la leche se irá evaporando.

Novamas » Cocina

Publicidad