NovaMás » Cocina

CAFÉ EN CASA

3 tips para sacar provecho a la típica cafetera italiana

Aunque las cafeteras moka no pasan de moda, es habitual cometer errores en su uso: te contamos qué hacer y qué no para que tu café parezca de cafetería.

Todos tenemos una en casa.

iStock - veeranggull orachon Todos tenemos una en casa.

Publicidad

El mundo de las cafeteras y del café hecho en casa se ha diversificado tanto que podemos encontrar todo tipo de máquinas: cafeteras con filtro, en cápsulas que integran incluso la leche, máquinas de expresso… Todas ellas ofrecen posibilidades de café infinitas que se adaptan a todos los paladares y bolsillos.

Sin embargo, aunque surjan nuevos aparatos y modas, la tradicional cafetera italiana o también llamada moka, nunca pasa de moda. Es un básico de cocina mucho más económico que el resto de opciones, puesto que dura casi toda la vida. En caso de estropearse, la italiana es muy fácil de reparar: se puede cambiar la goma o el embudo del café, que son las partes que habitualmente pueden dañarse por el uso. Además, las hay de distintas medidas y precios, en función de las necesidades de cada familia.

Cómo preparar el mejor café

Las cafeteras italianas se clasifican entre ellas en función de la cantidad de café y el número de tazas que pueden llenar, de unos 120 ml aproximadamente, y por el material de elaboración. De ahí los cambios de precio que existen en el mercado.

Si hace tiempo que la usas, revisa estos tips para sacarle el máximo provecho. Si te estás planteando comprarte una, empieza a usarla bien desde el primer momento con las recomendaciones de los expertos cafeteros. Toma nota:

  • Usa agua mineral natural. Para conseguir el mejor café, no podemos llenar el depósito de la cafetera con agua del grifo. Este es un error muy común que solemos cometer, puesto que es la manera más rápida de llenar la cafetera. A menudo caemos también en el error de pensar que como el agua se hierve, se neutraliza. Utilizar agua mineral natural es algo básico, tanto para mantener en buen estado la cafetera y que no acumule tanta cal, como para conseguir un café con resultados perfectos.
  • El agua mineral debe ser caliente. Tienes que calentar el agua primero antes de llenar la cafetera. Aunque parezca algo baladí no lo es ya que haciendo este paso antes, evitamos que los granos de café se calienten demasiado y se quemen, cosa que estropearía su aroma y sabor.
  • Usa un buen café y muélelo en casa. Si te lo puedes permitir, evita comprar café torrefacto o mezcla e invierte en café en grano de calidad. Usa un molinillo doméstico para convertir el grano en polvo y disfruta del aroma del café al hacer este proceso.
  • No apretes el café. El embudo donde se deposita el café debe llenarse hasta arriba haciendo una pequeña montaña, pero sin apretarlo.
  • Deja la tapa abierta. Mientras el café se está calentando, deja la tapa de la cafetera abierta. Esto nos permite observar el ritmo de hervido del café, de tal manera que si vemos que estalla de golpe o que no acaba de coger el ritmo, podemos regular la potencia del fuego a consciencia. Por otro lado, si dejamos la tapa abierta, evitamos que el café se caliente en exceso y llegue a su temperatura óptima de manera más progresiva y estable, consiguiendo un equilibrio entre aroma y sabor.
  • No lo recalientes. Aunque lo más frecuente es guardar el café que ha sobrado para el día siguiente o para la próxima taza, el mejor momento para tomar el café es recién hecho. Aún así, si no quieres desaprovechar el café que ha sobrado, no lo recalientes nunca porque vas a conseguir un café quemado y amargo. Así que, si te gusta con leche y humeante, aprovecha para calentar la leche y añádele el café a temperatura ambiente.
  • No uses jabón. La cafetera italiana nunca debe lavarse en el lavavajillas. Hay que evitar el uso de jabón también al lavarla a mano. Usa agua del grifo bien caliente para retirar los restos del café en el filtro, en la parte externa o interna. Déjala secar o sécala con papel o un trapo limpio. Si no la vas a usar en algunos días, introduce en la cubeta del agua un papel de cocina seco para que vaya absorbiendo la humedad.

La cafetera que no pasa de moda

Este indispensable de cocina tiene una historia de éxito detrás. La cafetera moka llegó a las casas italianas alrededor de los años 30 del siglo pasado de la mano del ingeniero Alfonso Bialetti. Fue el invento y la solución para poder disfrutar del café recién hecho en casa, en un momento en el que las máquinas expresso para uso profesional se estaban instalando en los bares y restaurantes del país.

La cafetera de Bialetti se bautizó como Moka Express y pronto llegó a todas las cocinas italianas. Estaba hecha principalmente de aluminio y su diseño se enmarcaba dentro del estilo Art Decó, muy popular por aquel entonces. De hecho, el diseño de las actuales es prácticamente igual, salvo por algunos ligeros toques estéticos actualizados.

¿Y qué se ha hecho de las cafeteras de Alfonso Bialetti? Hoy en día son todo un emblema, la marca las sigue fabricando y actualizando su catálogo con variedad de modelos, colores y detalles decorativos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

¿Sabes lo que te tomas cuando pides un café?

Publicidad