Novamas » Belleza

GRANDES PREGUNTAS

¿Qué pasa si dejas de ir a la peluquería para cortarte las puntas?

El concepto de cortarse las puntas es un gran miedo para aquellas que quieren dejar crecer su melena, pero es un bien necesario.

Publicidad

De alguna manera, el verano se ha convertido en sinónimo de “exceso”, pero no sólo porque tenemos más tiempo libre para viajar y disfrutar de comidas abundantes, sino también por cómo nuestra piel y cabello sufren las consecuencias del clima. Cuando el estío y nuestras vacaciones acaban, encontramos el mejor momento para pedir cita en la peluquería. Es la ocasión perfecta para sanear el pelo e incluso buscar un cambio de imagen pero, sin embargo, nos resulta verdaderamente difícil despedirnos de unos pocos centímetros de nuestra melena.

Cuando tenemos la idea de ir a un salón de belleza para que nos corten “solo las puntas”, la gran mayoría de veces terminamos con un estilo al que le faltan varios dedos de largo. El suceso no es casual y acaba traduciéndose en una especie de miedo irracional a ir a la peluquería, ya que si consideramos que se han pasado con la tijera y queríamos dejar crecer nuestra melena, parece que estamos dando un paso hacia atrás.

No obstante, y por más que nos pese, es un proceso por el que debemos pasar si de verdad queremos lucir un cabello bonito, sano, brillante y fuerte. Nadie discute que cortar las puntas contribuye a un crecimiento saludable pero, ¿que pasaría en el hipotético caso de que dejáramos de hacerlo? Tomar esta decisión sería un terrible error, ya que estaríamos consiguiendo el efecto contrario de lo que realmente estábamos buscando.

Ya sea que estemos buscando hacer crecer nuestro cabello o conservar la forma del último corte, es fundamental conocer la importancia de un buen saneamiento de pelo. Es por ello que te explicamos qué pasaría si dejamos de ir a la peluquería para que nos corten las puntas, por qué es un hábito que favorece la salud capilar y cada cuánto tiempo es recomendable hacerlo.

Pelo fino
Pelo fino | iStock

¿Qué pasaría si no nos cortamos las puntas? ¿Por qué es importante hacerlo?

El cabello es susceptible a todo tipo de daños. Además de estar expuesto a la radiación solar y otros agentes contaminantes como la polución o el propio clima, también pierde su vitalidad natural por culpa del uso de herramientas de calor. A medida que pasa el tiempo, y con toda esta fatiga en la que se ve envuelto nuestro pelo, las puntas terminan abriéndose sin remedio.

Las puntas son la parte más longeva de toda nuestra melena, y es donde más debemos insistir con los cuidados. El motivo es muy fácil de entender; si están abiertas y decidimos no cortar la parte dañada, se producirá el llamado “efecto cremallera”. Es decir, a medida que pospongamos el momento de visitar la peluquería, estaremos ayudando a que nuestro pelo se abra hacia las raíces y se deteriore. Este fenómeno se va extendiendo lentamente de abajo a arriba, perjudicando el pelo hasta niveles irreversibles y haciéndolo todavía más frágil.

El cabello sano es más fácil de dominar, y cortarse las puntas con regularidad conduce a ello. Es importante dejar que un buen profesional lo haga porque no solo evitamos ese efecto cremallera, sino también porque estaremos fomentando el crecimiento de unas cutículas fuertes y gruesas, controlaremos daños como la sequedad o el encrespamiento y conservaremos el brillo natural del pelo.

Cortarse las puntas
Cortarse las puntas | Envato

¿Cada cuánto tiempo es recomendable cortarse las puntas?

Lejos de lo que popularmente se cree, cortarse las puntas no hace que el cabello crezca más rápido. De hecho, continúa creciendo al mismo ritmo que siempre: cada cuatro semanas nuestra melena crece unos 1,12 cm. Pero independientemente de este curioso dato, si queremos lucir un pelo saludable, libre de impurezas y problemáticas que no se solucionan con un simple tratamiento, es recomendable cortarse las puntas cada tres meses.

No obstante, es un consejo del que debemos leer la letra pequeña. El tiempo entre corte y corte varía en función del estado de salud del cabello. En caso de que tengamos una media melena y esté dañada, la mejor opción es cortar las puntas cada dos meses, y en caso de tener el pelo corto y estropeado, cada seis semanas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Los cortes de cabello que se pondrán de moda y que te cansarás de ver este otoño

Publicidad