¿PIEL DELICADA O CON ACNÉ?

¿Qué es el ácido succínico y por qué es ideal para las pieles sensibles?

El uso de los ácidos en los productos de cosmética cada vez están más extendidos. Sin embargo, es muy probable que no tengas claro qué propiedades tienen cada uno de ellos. En este artículo te explicamos todo lo que tienes que saber sobre el ácido succínico.

Joven aplicándose un producto cosmético en el rostro

Joven aplicándose un producto cosmético en el rostro Pexels

Publicidad

En los últimos tiempos los ácidos están revolucionando la cosmética, y no es para menos, pues en el mundo de la medicina hace años que se ha demostrado que son de lo más efectivo tanto como para las pieles grasas como las más finas y delicadas en diferentes tratamientos.

En NovaMás os hemos querido ir actualizando en cómo se utilizan los ácidos en la belleza, por eso hemos hecho un artículo sobre los ácidos AHA o este otro para tratar los BHA, especialmente el ácido salicílico. Hemos profundizado en el tema hablando del ácido glicólico, del ácido azelaico, del ácido láctico o del ácido hialurónico.

Hoy le toca el turno al ácido succínico, un BHA mucho más suave que el ácido salicílico, que se utiliza en los tratamientos específicos en las pieles sensibles.

¿Qué es el ácido succínico?

El ácido succínico -también conocido como ácido butanodioico- es un compuesto que era muy popular entre cirujanos plásticos, pues lo utilizaban como calmante tras efectuar tratamientos más agresivos; sin embargo, estaba alejado de los productos cosméticos.

Actualmente, se ha descubierto que es un ácido tan versátil que es apto para eliminar las células muertas, proteger la piel de la oxidación celular y regular de forma natural la hidratación de la piel, pero es tan suave está especialmente recomendado para las personas con pieles sensibles porque evita que estas se resequen y se irriten.

Este ácido puede ser encontrado en la naturaleza en muchas frutas aún no maduras, y también aparece en la fermentación del vino y de la cerveza. Se encuentra sobre todo en los músculos, en hongos y en el ámbar y otras resinas, de donde se extrae por destilación.

Efecto exfoliante

Una de las propiedades más destacadas de este ácido es su actividad queratolítica, un ingrediente clave para la exfoliación de la piel porque ayuda a eliminar las células muertas y potencia la renovación celular.

Efecto cicatrizante

Las propiedades antimicrobianas del ácido succínico evitan que se obstruyan los poros y que mejoren las imperfecciones de la piel, por lo que es un ingrediente principal de muchos productos para los peelings que hace años que se llevan a cabo en las cabinas de estética.

Además, tiene una función cicatrizante para mantener a raya la aparición de los granos y evitar que se infecten.

Efecto antiedad

Como otros muchos ácidos, una de las características del succínico es su función detoxificante. Es un excelente antioxidante que protege a la piel del estrés oxidativo provocado por los radicales libres como el sol, el tabaco o la contaminación a los que estamos expuestas diariamente y que son los responsables de las manchas o las líneas de expresión.

¿Cómo nos protege? El ácido succínico inhibe las enzimas involucradas en la degradación del colágeno, manteniendo la hidratación en la piel y retrasando los signos evidentes de envejecimiento.

Efecto revitalizante

A todos los beneficios anteriores se le suma que el ácido succínico tiene un efecto energizante sobre nuestra piel, ayuda a revitalizar el cutis para mantenerlo más bonito, saludable y rejuvenecido.

Novamas » Belleza

Publicidad