NovaMás » Belleza

PELUQUERÍA

Mechas en pelo oscuro: no es fácil, pero se puede conseguir

¿Eres morena y te apetece un cambio de look? Decidirse por las mechas es una apuesta segura para diferenciar tu melena, pero si tienes el pelo oscuro no todo vale.

Las morenas también pueden cambiar de look con mechas.

iStock - yuriyzhuravov Las morenas también pueden cambiar de look con mechas.

Publicidad

Está claro que las mechas son unas grandes aliadas para que nuestro look se vea radicalmente diferente. Es una de las herramientas que a los peluqueros les permite dar más juego a nuestras melenas, ya que la gama de tonalidades es infinita y, habitualmente, los profesionales tienden a jugar con más de un color.

Ahora bien, no todos los pelos son iguales y no todos los colores sientan bien, especialmente en el caso de las melenas morenas o castañas. Los tonos oscuros los apreciamos, por defecto, como más naturales, por lo que si aplicamos un color totalmente diferente (es decir, mucho más claro), el contraste será demasiado agresivo y la melena perderá su encanto natural.

Pasar de morena a rubia tiene consecuencias

¿Cuántas nos hemos quedado sorprendidas al ver el cambio de look de una amiga que de morena había cambiado a rubia platino? Aparte de que es un cambio que salta a la vista que no es natural, también hay que tener en cuenta que cuando una morena se aplica un color mucho más claro que el de su base natural suceden dos cosas. La primera, que para conseguir un tono lo más parecido al de la paleta original, tiene que someterse a una severa decoloración, proceso que castiga muchísimo el pelo, lo reseca y lo debilita. La segunda, que cuando el color del tinte o mecha se va perdiendo, los colores muy claros puestos encima de oscuros se acaban convirtiendo en tonos anaranjados, que para nada es lo que esperamos.

La única solución: dejar que el pelo crezca hasta poder cortar la parte de color que no nos gusta o volver a teñir. Además, en el hecho de que un tono nos favorezca o no, también tiene un papel importante nuestra fisonomía.

Sin embargo, morenas, no hay que desesperar. Como siempre en la vida, hay soluciones para todo. De hecho, a pesar de todos los hándicaps que tenemos las morenas para optar por la coloración, el pelo oscuro da muchísimo juego para aplicar tintes y mechas. Además, los avances de la industria cosmética capilar no se detienen y cada año aparecen un sinfín de nuevas técnicas y procesos para lograr nuestra melena soñada sin dañar el cabello.

Como bien sabemos, la llegada del nuevo año es una buena ocasión para reinventarse, ya sea a nivel laboral, personal e incluso estético. Tu melena puede ser un buen punto de partida, así que, morenas, ¡tomad nota!

Extra de oscuridad

¿Y si en vez de aclarar nuestro pelo potenciamos su color? Esta tendencia refuerza el tono oscuro de nuestra melena y lo intensifica. Es apropiado especialmente para pelo negro azabache o marrón muy oscuro. Cuando el color negro se intensifica conseguimos un extra de brillo con un aspecto muy natural. Ojo porque al negro que nos referimos no es el azulado (esa tendencia que ya ha pasado a mejor vida), sino el conocido como ghotic black. De hecho, muchas celebrities, como Kendall Jenner o Kim Kardashian ya se han sumado a esta moda.

Baño de luz en tu melena

A pesar del cuidado que tenemos que tener al aplicar colores claros en melenas oscuras, es una buena opción apostar por tonos más castaños o tostados. De hecho, es la mejor manera de lograr un look natural porque se consigue potenciar mucho el brillo y la luz de la melena.

En este sentido, Laura Pola, propietaria y peluquera del salón Sakura by Laura, ubicado en la localidad de Mataró, nos explica que “hay infinidad de técnicas de mechas para iluminar una melena morena”. Entre ellas destaca el hair contouring, es una técnica que ilumina el contorno del rostro con tonos más claros y que aplica puntos de luz en algunas zonas determinadas, de tal manera que se consigue estilizar el rostro: “podemos utilizar un par de tonos más claros que el de la base de la melena, consiguiendo un reflejo de color caramelo, por ejemplo”, señala Laura.

Además, para iluminar la melena, también existen técnicas ya conocidas como el balayage, que ahora ya no se limita a llevar los degradados a tonos rubios, sino que se juega con muchas otras tonalidades. “Caramelo, canela, avellana, arena, cobrizo, rojizo todo en función del tono de piel”, afirma la peluquera.

Por último, Pola destaca el efecto melting, que trata de usar varias tonalidades de colores naturales que liguen entre sí y que se mezclan también con el color de la melena.

Plateado, que no es platino

La tendencia “grey” ha aterrizado con fuerza, sobre todo de la mano de la actriz Andie MacDowell, quien desfiló por la alfombra roja con una melena gris al natural.

Son muchas las mujeres que han decidido poner fin a las largas sesiones de tinte para intentar luchar contra el reloj biológico y ocultar las canas. Cada vez vemos más melenas blancas y grises llevadas con total seguridad y con los cortes más atrevidos. El grey ha llegado con tanta fuerza que muchas buscan lucir melenas grises y añaden reflejos en estas tonalidades. El color oscuro es el que combina mejor con los tonos grises, aportando mucha luz y, de nuevo, las posibilidades de aplicarlo son infinitas, en balayage o en silver & ombré.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Cómo hacer un recogido de fiesta sin ir a la peluquería.

Publicidad