MANICURA DURADERA

¿Cómo puedo hacer la manicura semipermanente en casa? Todo lo que tienes que saber para un buen resultado

Para ahorrar dinero y tiempo, prueba de hacerte la manicura semipermanente en casa. Con los trucos que te contamos en este artículo, conseguirás un esmaltado duradero y bonito, que nada tendrá que envidiar a los profesionales.

Manicura semipermanente

Manicura semipermanente iStock

Publicidad

Cada vez es más habitual encontrar a personas que han decidido dejar de ir a los centros de belleza y comenzar a hacerse la manicura semipermanente en casa, ya sea por falta de tiempo o para ahorrar dinero.

Rocío Osorno, por ejemplo, hace tiempo que se realiza la manicura ella misma, según nos ha contado el equipo de prensa NEONAIL España. Esta misma marca, igual que muchas otras, vende kits básicos para que nos podamos iniciar de forma fácil y económica en el mundo de la automanicura.

Una lámpara LED, base, un color, un top, una lima, unos palitos de naranjo y un limpiador de uñas son los básicos necesarios para llevar a cabo una sesión de esmaltado de uñas semipermanente en cualquier lugar. Sin embargo, para que el resultado sea óptimo, es necesario tener en cuenta una serie de tips que te contamos a continuación.

Fuera cutículas

Las cutículas suelen ser las culpables de que la manicura semipermanente te dure poco tiempo. Si no retiras todas estas pieles cuando te esmaltas las uñas, cuando crecen, si están en contacto con la pintura, la levantan, haciendo que te salte el esmalte al poco tiempo de haberlo aplicado.

Por eso, es bastante importante tener algún aparato quitacutículas en casa, para asegurarte de que no te dejas ninguna. Puedes comprarlo en Amazon por menos de 10 euros.

Usar el palito naranjo

Con el término cutícula no solo nos referimos a los padrastros, a esos trozos de piel duros que nos aparecen en los laterales de la uña, también a la piel que hay en su base. Esta se debe empujar con un palito de naranjo para dejar más espacio para aplicar el esmalte.

En la manicura rusa, la parte inferior hasta se levanta, para poder aplicar pintura hasta la parte más nueva de la uña, para que así dure más.

Desengrasar la uña

Otro must que hay que saber cuando te haces las uñas en casa es que la base de la uña tiene que trabajarse para que el esmalte se "agarre" bien y dure más tiempo. Para ello, necesitas limar la capa superior de la uña hasta dejarla mate, pero, ¡cuidado! hay que hacerlo siempre en un mismo sentido para no generar efecto calor. De este modo conseguirás que sea más porosa.

Luego podrás acabar de desengrasar la uña con el limpiador (o 'cleaner') y, para un trabajo aún más profesional, finiquitar el proceso previo al esmaltado con unas gotas de 'nail prep' -que también encontrarás en Amazon-.

No pintes la piel

Una vez tengas la uña limada, sin cutículas y limpia, podrás aplicar el esmalte. El tip que hay que tener en cuenta en este paso es que no debes aplicar la pintura tocando la cutícula, -ni inferior, ni lateral- pues, como hemos contado antes, empujará el esmalte en cuanto crezca.

Es mejor dejar un fino borde sin esmaltar que apurar hasta el final de la uña y que la manicura te dure tan solo unos días.

Coge poca pintura con el pincel

Otro problema con el que te puedes encontrar es que el pintaúñas esté muy lleno y que el pincel vaya lleno de producto. Esto hará que te queden las uñas muy gruesas y con algunas deformidades.

Procura que esto no pase quitando el exceso de pintura en el borde del frasco.

El pulgar, por separado

Cuando te haces la manicura a ti misma, es habitual caer en el error de inclinar hacia un lado el dedo pulgar mientras terminas de pintar el resto de uñas. Como el esmalte está líquido, se cae hacia donde lo lleva la gravedad y, tras secarlo, te das cuenta de que ha quedado un bulto de pintura en la parte exterior.

Por eso, te recomendamos que hagas primero el pulgar y lo seques y luego procedas con el resto de la mano.

Novamas » Belleza

Publicidad