NovaMás » Belleza

CABELLO

Mi cambio de look en Ananda Ferdi

La Navidad es la época perfecta para poner tu cabello a punto y comenzar un nuevo año con pelazo y lleno de nuevas ilusiones y proyectos. Se avecinan eventos con familiares y amigos y para estar perfecta qué mejor manera que visitar a Rosi, propietaria del salón de belleza Ananda Ferdi, un lugar de culto al cabello situado en la Calle Joaquín Costa 51 en Madrid. Un espacio natural, fresco y confortable que invita a quedarte, relajarte y dejarte asesorar porque sabes que vas a estar en las mejores manos.

Publicidad

Hace un par de semanas acudí al centro para hacerme un cambio de look. Estaba cansada de verme siempre igual y con el pelo tan oscuro y necesitaba renovar mi cabello, así que le comenté a Rosi cuál era mi idea. Tras analizar mi pelo y mis facciones me aconsejó hacerme unas babylights en tono rubio dorado con puntos de luz enfatizando la zona del contorno del rostro para iluminarlo y apostar por una melena corta para sanear y darle un aire nuevo. Así que se puso manos a la obra.

Antes de comenzar con el color, Rosi cortó mi pelo en seco porque es como se ve realmente el estado natural del cabello y cómo queda el corte finalmente. A continuación, fue sacando poco a poco los mechones por todo el cabello para dibujar los diferentes tipos de rubios que daría a mi cabello. Es un trabajo laborioso y que lleva tiempo para que los toques de luz y el resultado final sean perfectos.

Tras un par de horas, pasé a la zona de lavado. Después de una decoloración el cabello se vuelve un poco más frágil. Por ello Rosi me recomendó probar el tratamiento capilar de Petunia, que aporta un extra de hidratación permitiendo regenerar la cutícula del pelo. El proceso duró unos 20 minutos y he de decir que es una experiencia sensorial y olfativa increíble: el masaje de cabeza para hacer que penetren los nutrientes del tratamiento, el aroma de los productos empleados… todo ello hace que desconectes durante un rato y disfrutes del momento.

Una vez finalizado el tratamiento y antes de comenzar con el secado del cabello, Rosi perfeccionó el corte en mojado. Y… ¡voilà! Pasé de tener una melena oscura y apagada a una melena más corta en rubia, con toques de luz y super suave e hidratada.

Salí encantada de allí y no pudo gustarme más el resultado final. Pasar por las manos de Rosi siempre es un acierto, es capaz de sacar el mayor partido posible a tu pelo y siempre con la naturalidad que le caracteriza.

Publicidad