¿Estás cansado de pegar una y otra vez las ventosas de plástico sin éxito? En el vídeo te contamos un truco para conseguir que se mantengan en su sitio y no acabes desistiendo en el intento.

Las ventosas de plástico son perfectas como colgador en la cocina o para utilizar de perchero, entre otras aplicaciones más. Pero, nunca conseguimos que aguanten en su lugar.

Las ventosas de plástico se pegan porque, al hacer fuerza sobre ellas y una superficie plana, las partículas de su interior son expulsadas por el borde. Al dejar de apretar una ventosa, y como las partículas ya han sido obligadas a salir del interior, se crea una diferencia de presión en el exterior y el interior de la ventosa, que la mantiene adherida a la superficie. Si se desprende, se debe a que las presiones del exterior y el interior de la ventosa se han equilibrado, por lo que si ésta está defectuosa o tiene ya un tiempo, es normal que cada vez se despegue antes.

De esta manera, ni la saliva ni toda la fuerza del mundo harán que la ventosa se mantenga en su sitio durante un tiempo rentable. Pero existe un sencillo truco que podemos poner en práctica para hacer que la ventosa aguante pegada a la pared o cristal sin morir en el intento, en el vídeo superior te contamos cuál es.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Remedios caseros para el cabello graso

Truco para limpiar las esponjas de maquillaje