Guía contra el calor

Guía contra el calor

Trucos para sudar menos en casa (sin arruinarte)

El calor ha llegado a casi todas las viviendas y no sufrir dentro de casa los rigores del verano se antoja necesario. ¿Qué hacer para sudar menos? Te contamos algunos trucos que te serán muy útiles, y necesarios, para no arruinarte.

La parte fácil de no sudar en verano es instalando aire acondicionado. Vale, es una gran ventaja, pero un gran desembolso, no sólo las máquinas, la instalación, sino el recibo de la luz posterior. Así que vamos con los trucos que, a la larga, te permitirán vivir de manera más desahogada.

La ropa adecuada

Tal recuerdes que tu abuela llevaba así como vestidos amplios, bien ventilados, para pasar el verano. El viento se cuela por cualquier parte y ayuda. No te diré que te compres uno en esta línea, pero es una opción. Sin embargo, deshecha ya los mini mini shorts, las camisetas ajustadas, las lycras, y todos los productos que no sean naturales porque sudarás más. Cuanto más corta la ropa no significa que vayas a sudar menos, al revés, más apretada, más sudas… Es un básico.

Si vives en pareja, es el momento de utilizar las horribles y a la vez cómodas camisetas de Homer Simpson, esas de tirantes anchos, bien ventiladas y cómodas. De la misma manera que sus calzoncillos de algodón, amplios, ligeros, que se mueva el aire. También puedes optar por comprar shorts de algodón un par de tallas más grandes para que no se peguen. Hay camisones de algodón, los de pre mamá o lactancia si los tienes guardados son una gran opción, porque son de algodón maravilloso, cómodos, un largo perfecto para hacer cualquier tarea y abiertos por múltiples sitios para que entre el aire.

Ventiladores

Si no sabes qué lámparas poner, o estás pensando en cambiarlas, una lámpara ventilador será una de las mejores inversiones para los meses de verano. Gastan poco y te permitirán dormir, especialmente a los niños que padecen tanto la sequedad del ambiente del aire acondicionado.

Hay ventiladores de pie que te permitirán llevarlo a la habitación que quieras sin problema, e una gran inversión, ya estés cocinando, en el salón o en tu habitación para dormir. Para embarazadas, personas mayores y niños, los ventiladores son los grandes aliados.

Abrir todo de noche

Si te dan un poco de asco los bichos, hazte primero con unas mosquiteras. Dependiendo de donde vivas tal vez tengas que poner rejas, pero una vez que hayas solucionado el tema de la seguridad, abrir las ventanas por la noche sobre todo ahora que aún refresca, es la mejor medida para que la casa se enfríe y baje de temperatura. Ya verás qué diferencia por la mañana cuando vayas a desayunar y te dé hasta fresco.

Ola de calor | iStock

Alimentos calientes

Es verdad que cuando hace mucho calor no te apetece un estofado, ni nada caliente, pero si tu cuerpo tiene la misma temperatura dentro y fuera, sudará menos. En muchos países que padecen olas de calor intensas, el té es un ritual que se toma en verano de manera obligada. Puede que no te veas con fuerza, pero es verdad que tomar un té caliente, te puede ayudar a sudar algo menos.

Alimentos fríos

Si no te convence el punto anterior, (es complejo, lo reconocemos), los alimentos fríos parecen el triple de sabrosos. Gazpacho, salmorejo, ensaladas de todo tipo que las preparas y las dejas en la nevera, fruta cortada y enfriándose en la nevera… Todo ayuda para hidratarse bien, que es fundamental en verano, y estar bien alimentados.

Agua fría

Dado que llegarás ardiendo a casa, ya sea por el trabajo o por el calor, es el momento de tener varias botellas de agua en casa, de varios tamaños, para meter al bolso, en mochila, llevar a dar un paseo… y siempre tener agua fresca. Es una delicia acostarte y tener agua fría para un último vaso o levantarte y poner a punto tu cuerpo con un vaso fresco.

Cambios de horarios

A la hora de hacer las tareas del hogar deberás cambiar los horarios si no quieres derretirte. Nada de limpiezas generales ya. Nada de limpiar las alfombras al vapor. Ese momento ya pasó, lo siento. Es el momento de hacer los baños al levantarte, o al acostarte. Tareas sencillas que no hagan que te pongas a sudar al instante.

Pies frescos, dormirás mejor

Si cuando llegas a casa, y antes de acostarte, te lavas los pies con agua bien fría, estarás bajando tu temperatura corporal.

Duchas, las que sean

Tal y como están las temperaturas, y las que vendrán, dúchate las veces que haga falta. Pero atenta, regula en tu calentador para no desperdiciar agua caliente que no vas a usar. Si te gusta el agua más bien fría, no tiene sentido que tengas el calentador muy alto como en invierno, ahí estás ahorrando también.

Laura Martín
  Madrid | 04/06/2019

Los mas vistos

Hogarmania

Reciclando palés: Camas, armarios para la TV, mesas de salón y muchas ideas más

Más noticias

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.