La carne, como muchos otros alimentos, es especialmente delicada. Aunque, al ser un alimento fresco, nos puede sentar fatal si la comemos caducada. En el vídeo superior te mostramos cómo debes conservar la carne, dependiendo de si es picada, al corte o se encuentra envasada.

La carne está buenísima, pero tiene la gran desventaja de que se pasa especialmente rápido, al igual que la leche o el pescado. Pero, según el tipo de carne que sea, es posible que nos dure más o menos tiempo, y que la forma de guardarla en el frigorífico sea diferente.

Hay muchos tipos de carne, pero formas de comprar solo tres, picada, comprada al corte o en una bandeja. Dependiendo de lo que queramos comer o el tipo de carne decidimos comprarla de una u otra manera. La carne picada es la más adecuada para hacer lasaña, albóndigas o la salsa de cualquier alimento, como salsa boloñesa, por ejemplo.

Por su parte, la carne comparada al corte es mejor si queremos que sea fresca y saber de dónde procede. Que nos la corten más o menos fina o que pese tantos kilogramos. Finalmente, la carne envasada es muy cómoda y suele estar ya laminada.

No obstante, cada uno de estos tipos de carne hay que conservarla de una determinada manera, y no siempre dura lo mismo. Por ello, en el vídeo superior te contamos cómo has de conservar cada recipiente de carne con el fin de que te dure el mayor tiempo posible y no pierda demasiada calidad.

Además, la temperatura a la que mantenemos la nevera también es relevante si no queremos tener que tirar ningún alimento. Por este motivo, te recomendamos leer este artículo donde te contamos cuál es la temperatura ideal de todo refrigerador.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Así es como debes preparar la pasta para ingerir 400 calorías menos

¿Nevera o despensa? Dónde es mejor guardar cada fruta