Tu cuerpo es agua en, aproximadamente, un 70%. Por este motivo, los seres humanos no podemos vivir sin ella. A lo largo de nuestra vida habrás escuchado innumerables veces que la cantidad ideal de agua que debemos tomar son 2 litros al día.

Pero muchas personas no suelen alcanzar este objetivo, no beben el agua necesaria, e incluso la sustituyen por otros líquidos como zumos o refrescos. Pero esa no es la solución. Si durante un día entero pruebas a llevar la cuenta de los vasos de agua que tomas, seguramente te des cuenta, y hasta te sorprendas de que bebes mucho menos de lo que deberías. Pero en este vídeo te mostramos algunos trucos clave para que esto deje de ser un asunto pendiente en tu día a día y goces de mayor bienestar.

El peso del cuerpo lo compone, en más de un 50%, el agua. Antes que los alimentos, el agua y el oxígeno son los dos recursos indispensables en nuestro cuerpo. Por eso mismo lo necesitamos para cada día. Es imprescindible para todos los seres vivos: desde un humano hasta un árbol. Además de mantener el cuerpo sano, puesto que lo limpia y elimina toxinas, sus beneficios son muchísimos y esenciales para que el organismo funcione con normalidad.

El agua proporciona oxígeno a la sangre para que esta circule y así lo transporte a todas las células del cuerpo. Sin agua no hay oxígeno y sin oxígeno, no hay vida. Además, previene y cura enfermedades, pues también hay agua en la linfa, un líquido del sistema inmunitario que ayuda a luchar contra ellas. También regula la temperatura corporal por sus propiedades térmicas y su capacidad de liberar el calor del cuerpo cuando el sudor se evapora. Si nuestra temperatura corporal está bien regulada, nos sentimos con más energía. Contribuye a que los músculos y articulaciones estén hidratados y lubricados, previniendo calambres y lesiones.

La fatiga es unas de las tantas consecuencias de la falta de agua en el cuerpo, ya que en esta situación, el corazón tiene que bombear más fuerte para que la sangre oxigenada pueda llegar a todas las células y órganos principales. El café puede crear la sensación de que activa tu cuerpo y te espabila por las mañanas, gracias al poder de la cafeína, pero no deja de ser un agente externo al cuerpo humano.

Otra consecuencia de beber poca agua son las migrañas o el dolor de cabeza, padecimientos generados por la deshidratación. Tomar agua reduce el riesgo de problemas cardíacos, ayuda a perder peso, ayuda a la digestión, repone los tejidos de la piel, la hidrata y aumenta su elasticidad…

Beber agua es una necesidad básica para nuestro bienestar, así que no dudes en dedicarle un poco más de importancia si eres de esas personas que al final del día no recuerda haber tomado más de un par de sorbos al vaso de agua. Y tras ver el vídeo te resultará muy fácil cumplir la meta.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Estás tomando suficiente agua? Contesta a estas preguntas y lo sabrás