En muchas ocasiones maquillarse puede ser un dolor de cabeza. Aunque parece complicado y lleva tiempo conocer los colores que te van más, con la práctica diaria agilizarás y perfeccionarás tu maquillaje. Además, si alguno de tus productos se ha estropeado, no te desesperes ni los tires, ya que puedes intentar salvarlos. Atenta, porque te vamos a explicar algunos tips de maquillaje que desconocías y empezarás a usar.

Uno de los problemas que más rabia nos da es que el rímel se seque. Esto, posiblemente, es debido a que no lo has cerrado bien. El rímel tiene un plazo de vida de unos 3 o 4 meses, por lo que sí es nuevo no lo tires. Si añades unas cuantas gotas de solución salina puedes ablandarlo y volver a utilizarlo.

Puede que por su apariencia el rizador de pestañas nos parezca un instrumento de tortura, pero bien utilizado riza nuestras miradas hasta el infinito. Si nunca logras un resultado óptimo, prueba a calentarlo antes de usarlo con un secador de pelo. Aplica aire caliente durante unos segundos sobre el cabezal del rizador hasta que la goma haya tomado temperatura. El calor te ofrecerá un acabado más duradero.

Encontrar un tono que realmente nos gusta para los labios es un problema para muchas personas. El abanico para encontrar el que realmente nos gusta es más amplio si también buscamos ese tono entre la sombra para ojos. Si tienes una sombra de ojos que te encanta, y la mezclas con vaselina, puedes utilizarla para pintarte los labios. Por último, si también has olvidado cerrar bien el esmalte pintauñas que querías utilizar, puedes intentar recuperarlo con un producto que también tienes en tu neceser. Añade unas cuantas gotas de quitaesmalte al frasco, agítalo con fuerza y revivirás tu pintauñas.