Aunque parezca algo sencillo, al utilizar lentillas nos exponemos a infecciones y problemas oculares por lo que es importante un correcto mantenimiento también depende de este que se terminen rompiendo. En el vídeo superior te contamos cómo has de cuidar las lentes para evitarlo y alargar así su duración.

Las lentes de contacto, como su propio nombre indica, son lentes que se colocan pegadas a la superficie del ojo y cuya finalidad es mejorar la visión de una persona con problemas de la misma. De esta forma, pueden corregir la miopía, la hipermetropía, el astigmatismo o la presbicia.

Por ello, son muchas las personas con defectos oculares que optan por el uso de lentes de contacto para ver bien. Ya sea por comodidad o porque no se ven a gusto con gafas. No es de extrañar, ya que el uso de la lentilla es mucho más cómodo para hacer ejercicio, bañarte en el mar o multitud de actividades más, donde el uso de gafas es incompatible. Sin embargo, hay muchas ocasiones que utilizamos mal las lentillas o nos exponemos a infecciones sin darnos cuenta.

Si tú también usas lentillas, sea por el motivo que sea, has de saber que éstas requieren de un cuidado especial. Siendo un objeto que se adhiere a la córnea del ojo, éste contacto podría dañar tu superficie ocular y tu visión más de lo que está.

De este modo, te recomendamos ver el vídeo situado en la parte superior del artículo donde te mostramos una serie de consejos para cuidar adecuadamente tus lentillas, haciendo que éstas duren más y no te dañen los ojos.

SEGURO QUE TE INTERESA:

5 formas sencillas y rápidas de doblar la copa menstrual

Trucos para pelar huevos cocidos