Novalife » Útil para ti

CUIDA TUS ELECTRODOMÉSTICOS

Señales que indican que debes descongelar tu nevera (y cómo hacerlo de forma sencilla)

¿Sabías que descongelar la nevera cada cierto tiempo es necesario para garantizar su buen funcionamiento? Descubre cómo hacerlo siguiendo estos pasos.

Publicidad

Descongelar la nevera cada cierto tiempo es imprescindible para que funcione mejor y durante más tiempo. Te mostramos cómo y cuándo hacerlo siguiendo los sencillos pasos que aparecen en el vídeo.

El momento más indicado para descongelar el frigorífico es cuando observes que se ha acumulado una capa de hielo de entre medio y un centímetro en las paredes del electrodoméstico.

Es importante descongelar la nevera, porque cuando llegan a cubrirse las paredes con una capa de hielo, el motor tiene que trabajar más para alcanzar la misma temperatura, lo que provoca que consuma mucha más energía. Sin embargo, existen frigoríficos con sistemas “no frost”, cuya tecnología evita que el hielo se acumule. Este tipo de sistemas generan frío y lo reparte de forma uniforme a todos los alimentos, pero requieren que la nevera sea descongelada cada cierto tiempo. A pesar de que esto no es necesario, sí que es recomendable limpiarla para evitar malos olores y suciedad.

Si no dispones de una nevera “no frost”, deberás descongelarla una vez cada seis meses aproximadamente. Para hacerlo, sigue estos pasos:

  • Retira la comida y alimentos del frigorífico teniendo en cuenta que van a pasar bastante tiempo fuera de él. Por esta razón, será mejor descongelar la nevera cuando casi no nos quede comida dentro.
  • Coloca papel, bayetas o toallas en el suelo para que se absorba el agua que se descongele.
  • Desconecta el electrodoméstico y espera a que el hielo se derrita.
  • Para acelerar el proceso, puedes introducir cubos con agua caliente dentro de la nevera o bien pasar sobre el hielo paños mojados calientes. También puedes optar por derretir el hielo con un secador de pelo, pero deberás extremar las precauciones para que el aparato no entre en contacto con el agua.
  • No utilices cuchillos u objetos similares para rascar el hielo pues podrías rayar la nevera.

Una vez la nevera esté completamente descongelada, sécala bien con papel, enchúfala de nuevo, y ya podrás volver a utilizar tu frigorífico como de costumbre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Consejos para limpiar las gomas de la nevera y que queden impolutas.

Publicidad