El cristal es un material muy delicado que, cuando se cae, se rompe de una manera muy dispar. Los trozos en los que se rompe pueden ser muy distintos entre sí ya que nos podemos encontrar con partes bastante grandes pero, después, siempre hay pequeños trocitos de cristal que son muy difíciles de recoger. En el vídeo te contamos una manera muy sencilla y eficaz para poder recoger todos estos pequeños trocitos de cristal que se quedan en el suelo.

Actualmente el cristal es un material que se usa dado a la gran versatilidad de este. Se puede utilizar para mantener cualquier tipo de alimento u objetos que nos podamos imaginar. Además de utilizarse para la fabricación de recipientes de alimentos, también podemos encontrarlo siendo un importante material para la arquitectura ya que su manipulación sirve para dejar entrar la luz e incluso para decorar y adornar construcciones (como las vidrieras, las cuales llenan de color el interior de la estancia cuando el sol se filtra por sus cristales tintados).

La utilidad que se le puede dar al cristal es muy dispar y beneficiosa para el medio ambiente. Es por esto que muchas personas han decidido dejar a un lado a los plásticos y centrarse en los recipientes de cristal. Además, este material es totalmente neutro, con esto se consigue que los recipientes de cristal no contaminen nada de los alimentos que conserva en su interior, siendo totalmente beneficioso y una ventaja frente a cualquier otro tipo de recipiente de diversos materiales.

Sin embargo, es conocido por todos que el cristal es un material que se puede romper en mil pedazos si se cae. Es por esto que, en el vídeo, te mostramos una técnica totalmente eficaz para poder recoger hasta el último y mínimo pedazo de un cristal roto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Toca limpiar cristales? Hay otras alternativas al papel de periódico

Métodos para limpiar las gafas sin dañar los cristales