¿Sabías que es mucho peor poner papel sobre el inodoro que no poner nada? Si creías que de esta manera evitabas cualquier posible contagio, te confundías. Un estudio lo demuestra y te lo explicamos en el vídeo.

Mucha gente se niega a sentarse en la taza del inodoro de lugares públicos, pues siente una repulsión tremenda, por los gérmenes que puedan tener o lo sucia que pueda estar. En realidad es más bien un factor psicológico que un riesgo real, por varios motivos

Además de que colocar varios trozos de papel cada vez que utilices el inodoro supone un gasto innecesario, es una acción que aunque muchos lo lleven haciendo toda la vida, no sirve de nada. Es más, aumenta el riesgo de contraer infecciones.

Un pensamiento inmediato que viene a la cabeza cuando vamos a hacer nuestras necesidades en un baño público suele ser cuánta gente se habrá sentado antes ahí. Sin embargo, las probabilidades de contraer infecciones por haber estado en un baño público son muy pocas. O si no, trata de recordar si alguna vez te has enfermado por contagio en un baño público. A no ser que sea por circunstancias un poco fuera de lo común, como tener una herida abierta en la mano y que esta entre en contacto con un lavabo sucio, por ejemplo.

La OMS afirma que uno de los principales factores de riesgo de contraer enfermedades infecciosas es la falta de higiene. Y un baño público sugiere muchas dudas acerca de la limpieza, pues a lo largo del tiempo que pasa sin ser desinfectado, mucha gente va y viene.

Si quieres evitar contagiarte de gérmenes, es más importante lavarse bien las manos y limpiar el pomo de la puerta del baño, pues es uno de los lugares donde más gérmenes puede haber.

Puede que tengas por costumbre colocar los trozos de papel antes de hacer tus necesidades, pero quizá no acostumbres a preocuparte de otras cosas, como por ejemplo, limpiarte bien las manos; o no seas consciente de que al realizar otras acciones implicadas al ir al baño, como tirar de la cadena sin tapar la taza (esta es una de las maneras más fáciles de que se propaguen las bacterias), o tocar el dispensador de papel o el pomo de la puerta, nos exponemos a mayor cantidad de gérmenes que al sentarnos en la taza.

Sea como sea, si eres una persona que se siente incómoda por no colocar papel en el váter, te aliviará ver el vídeo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Los errores más comunes a la hora de curar una herida

El método definitivo contra el mal olor del fregadero

El sencillo truco para pelar ajos sin tener que tocarlos con las manos