Novalife » Útil para ti

VERANO Y CALOR

Piscinas para niños en las terrazas: estos son los peligros que conllevan

Vamos a ser muy claros, y lo vamos a decir gritando por si fuera necesario: ¡NO PONGÁIS PISCINAS EN VUESTROS BALCONES Y TERRAZAS! Es un serio peligro, para los niños, para vosotros, para vuestros vecinos, para la estructura del edificio… y para vuestra economía.

Publicidad

Habréis leído en prensa estas últimas semanas varios casos de piscinas que se han caído, causando, menos mal, sólo destrozos materiales. Y es que el primer confinamiento, y según se desarrolle el verano ya veremos, ha hecho que la venta de piscinas hinchables y desmontables, se haya multiplicado, convirtiendo espacios comunes de las casas en lugares inapropiados para las piscinas.

Por qué no deberías montar una piscina en tu terraza

Porque no es el lugar. Son zonas que no están destinadas a soportar tanto peso, sobre todo el del agua, pero no sólo, ya que también la presencia de varias personas, aunque sean varios niños, durante horas, jugando y saltando convierten la zona elegida en la más peligrosa de la vivienda.

Los números ya lo avisan. Las estructuras de los edificios de viviendas habituales se construyen para soportar una sobrecarga de unos 240 kilos por metro cuadrado aproximadamente, que se corresponde al peso aproximado de los muebles y el número de personas aproximadas que harán uso de la vivienda. Que vayan a acoger ahora piscinas o jacuzzis supone un serio peligro.

Si vamos a los números, como avisa el Colegio de Aparejadores, Arquitectos Técnicos e Ingenieros de Edificación de Tarragona (COAATT), “Una piscina portátil de unos 60 centímetros de altura alcanza los 600 kilos por metro cuadrado, que podría llegar a los 750 kilos con el peso de los usuarios. El triple de lo que una estructura moderna está preparada para soportar”, eso con las básicas. Cuanta más parafernalia, más peso, más peligro.

Piscina hinchable | iStock

Jamás en casas con varias décadas de construcción. No pienses en la terraza de los abuelos como el lugar adecuado para la piscina, ya que sigue sin cerrarse ese espacio y es además ideal para que tú puedas trabajar. Supone un doble peligro por los años de la estructura, puede haber perdido parte de su estructura, y estar dañado sin saberlo.

Si se rompe algo más que tu terraza, todo lo pagas tú. La terraza es tuya, sí, pero los daños en el edificio no los va a pagar la comunidad. Así que piénsatelo. Además, es posible que si en tu terraza instalas una de estas piscinas, la comunidad te pida un certificado de solidez de tu vivienda, por lo que tendrás que buscar un técnico que pueda especificar las características resistentes tanto del suelo como de la estructura, y las limitaciones de peso que puede soportar sin que llegue a causar problemas para el edificio ni para el resto de vecinos.

Medidas que sí puedes tener en cuenta a la hora de montar la piscina

Un litro de agua pesa un kilo. Si la piscina se llena hasta 30 centímetros, llegaría a 300 kilos por metro cuadrado, a los que se añaden el peso de la piscina y el de la gente que se baña... Por eso, con 40 centímetros de agua ya se está superando el límite, y si se llenan unos 50 o 60 centímetros, se llegaría a los 500 - 600 kilos de peso tranquilamente, sobrepasando la carga media que aguanta una vivienda.

Si incluso así quieres poner una piscina infantil, no superes los 20 cm de llenado, la manera más sencilla de evitarte problemas, los niños se conforman con muy poco y de momento para estos calores será suficiente.

Las piscinas que sí puedes poner

Las de recién nacidos, porque apenas pesan y acogen pocos litros de agua, simplemente lo suficiente para que el bebé esté en remojo un ratito.

Publicidad