La cocina y el baño son las zonas de la casa que se necesita limpiar con más exhaustividad. Si las paredes son de azulejos, sabrás que son muy fáciles de fregar. Sin embargo, los productos que utilizamos para ello suelen tener químicos agresivos, y pueden provocar que estos pierdan su brillo original.

Existen maneras de conseguir que recuperen el brillo, y en este tutorial te mostramos dos trucos caseros muy eficaces para lograrlo.

Además, son impermeables y beneficiosos para la salud al ser higiénicos y antialergénicos. Su recubrimiento tiene la capacidad de prevenir la humedad, evitando que se desarrollen colonias de hongos y gérmenes. Son resistentes a los cambios bruscos de temperatura, al rozamiento, y más allá de las limpiezas normales, no necesitan de ningún mantenimiento. Y tienen una vida prolongada.

Son muy resistentes a las manchas y a los rasguños. Otros elementos quizá absorben una mancha como la del vino tinto, por ejemplo, pero los azulejos suelen estar recubiertos de materiales que los insensibiliza contra la mayoría de elementos que suele haber en casa que pueden manchar.

Sin embargo, al limpiarlos con productos químicos pueden perder su brillo original a medida que pasa el tiempo, debido a los químicos tan agresivos que tienen los productos de limpieza que solemos usar. Por eso te mostramos este vídeo, para que sigas unos trucos muy sencillos y así tus maravillosos azulejos queden como nuevos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Estás lavando demasiado tu ropa?

El truco del aluminio para tener los cuchillos siempre afilados

Por qué debes limpiar más a menudo las bayetas de cocina