Uno de los artículos más utilizados de la cocina es la tabla de cortar. Ocupa poco espacio y sirve para trocear cualquier alimento encima de ella. Puede que para guardarla la cuelgues de su agujero, si es que tiene, pero esa abertura sirve para mucho más. En el vídeo superior te explicamos su verdadera función.

A la hora de preparar platos como lentejas o fajitas, alimentos como la cebolla, el pimiento o la carne que utilices tienen que cocinarse en trocitos pequeños. Para cortarlos minuciosamente, lo mejor es usar una buena tabla de cortar y escoger un cuchillo con mucho filo para facilitarte la tarea, pero con cuidado de no tener un accidente doméstico con él. Con un poco de maña y técnica cortarás tus alimentos en un abrir y cerrar de ojos, listos para añadir al plato que quieres preparar.

Las tablas de cortar más antiguas solían ser de madera, por la gran capacidad de este material para aguantar golpes o los repetidos cortes que se hacen sobre su superficie con los cuchillos. Otros materiales que se utilizan ahora para fabricar las tablas de cortar son el polietileno o el bambú.

Entre la gran variedad de tablas que existen, las hay aptas para el lavavajillas o las que solo se pueden lavar a mano. Algunas más completas también tienen bandeja incluida para echar directamente los trozos de la comida que hayamos cortado previamente.

Otra característica que diferencia las tablas de cortar es el asa. Existen algunas que tienen un asidero de madera, otras de metal u otras, como las de polietileno, que suelen tener un agujero. Comúnmente, este agujero se utiliza para colgar la tabla y así almacenarla sin que ocupe mucho espacio, pero en realidad tiene un uso más práctico que te enseñamos en el vídeo superior.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Diez errores que cometes al limpiar la cocina

Así es como debes limpiar tus bayetas para eliminar todo tipo de suciedad