Vergüenza, piedad o intereses propios, todos mentimos alguna vez sea cual sea el motivo. De hecho un estudio de la Universidad Autónoma de Nuevo León demuestra que la mayoría de las personas mienten, al menos, una o dos veces al día.

Resulta que esta capacidad es vital para el desarrollo de una persona a través de su vida. En la infancia, los niños de entre dos y cinco años desarrollan estrategias de engaño y una gran comprensión de la verdad. No obstante, se necesita crecer y adquirir experiencia para poder desarrollar la capacidad de detectar las mentiras. En este tutorial te explicamos unas pautas para descubrir cuándo alguien te miente.

La mentira más complicada de llevar acabo y la que también resulta más difícil de detectar, según un estudio de la Universidad Pública de Navarra, es aquella mentira con la que convivimos y hacemos creer a nuestro entorno que es la única realidad que existe. Se trata de siempre actuar conforme a la realidad falsa que hemos creado cuando podamos ser observados por aquellos a los que ocultamos la verdad.

Por otro lado están las llamadas mentiras piadosas que sirven para no herir los sentimientos de la otra persona, es decir, que se hace no por interés propio sino por empatía. Otro caso muy distinto es aquellas personas que no pueden dejar de mentir.

¿Sabías que las personas con falta de sueño son más propensas a confesar mentiras? Eso de engañar a la gente suele acabar con nuestro Pepito Grillo particular machacándonos la conciencia, e incluso, nos puede quitar el sueño haciéndonos confesar. Después de todo es importante decir siempre la verdad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

10 verdades que él necesita saber cuando tú estás encima

¿Suspendes la operación bikini? Disimula la barriga con estos tips