Novalife » Útil para ti

Trucos refrescantes para el verano

10 maneras de refrescar tu casa en verano cuando no tienes aire acondicionado

La llegada del verano viene de la mano de altas temperaturas que, a veces, nos molestan incluso en nuestra propia casa. ¿Qué podemos hacer si no contamos con aire acondicionado para refrescarnos?

Publicidad

En España, la llegada del verano se traduce para muchos en vacaciones y descanso. No obstante, las altas temperaturas de estas fechas estivales hacen que no podamos disfrutar de ese descanso como es debido. Si además no contamos con aire acondicionado, parece una tarea prácticamente imposible.

Cuando el termómetro supera los 40 grados en ciertos territorios de España, el aire acondicionado y los ventiladores se convierten en nuestros mejores amigos. No obstante, el consumo eléctrico de estos aparatos, sumado a su coste, hace que no sea posible disfrutar de ellos tanto como nos gustaría. Podemos recurrir a ciertos trucos para hacer de nuestra casa un lugar algo más fresquito y agradable.

1. Desviste tu casa

En verano guardamos los chaquetones en los altillos y decimos adiós a las botas altas y a los pantalones largos. Nuestra casa, al igual que nosotros, también debe prepararse para estos cambios.

Quita las alfombras, las cortinas gruesas, las colchas y cualquier tela calentita que puedas tener en tu mesa camilla. Todos esos tejidos pueden ayudar a que nuestra casa sea un lugar muy agradable en invierno, pero en verano pueden lograr justo el efecto contrario.

En su lugar, cuelga cortinas finas y usa sábanas de tejidos livianos, como la seda o el algodón, y de colores claros.

2. Moja las cortinas

Un truco que también puede llegar a ser muy útil es mojar las cortinas antes de colgarlas. De este modo el ambiente se notará más fresco en toda la casa.

3. Aprovecha las horas con una temperatura más baja para ventilar tu hogar

Según su posición, nuestra casa puede recibir más o menos luz. Debemos aprovechar los momentos más fríos, a primera hora de la mañana o por la noche, para abrir las ventanas de par en par y dejar que el frescor inunde todos los rincones.

4. Cierra las persianas

Los rayos del sol en verano tienen mucha intensidad. Al introducirse por las ventanas, pueden caldear el ambiente y hacer que la temperatura suba de forma desagradable. Por ello, debemos saber cuáles son las horas en las que el sol incide de forma más directa en nuestra casa y evitar su entrada cerrando las persianas.

5. Evita el uso innecesario de electrodomésticos y otro tipo de aparatos electrónicos

La lavadora, la televisión o el horno pueden alcanzar temperaturas elevadas y, el calor que emiten puede hacer que suba la temperatura de la habitación. Evitar su uso es lo más inteligente en esta época del año.

6. Cuida tus plantas

Las plantas pueden convertirse en nuestras mejores amigas en la estación seca, gracias a que contribuyen a hacer del entorno un lugar más fresco.

Si tenemos balcón, las plantas pueden ayudarnos a disminuir la temperatura de la fachada exterior y evitar así que se caliente la casa. En el interior, las plantas también pueden ser muy útiles, ya que purifican el aire y lo refrescan.

7. Utiliza bombillas LED

Las bombillas tradicionales producen calor y consumen mucha energía. En verano, más que nunca, las bombillas LED pueden resultarnos muy útiles para ahorrar energía y conseguir, a la vez, sentirnos más a gusto en casa.

8. Cuando cocines, enciende la campana extractora

Cuando preparamos la comida, en ocasiones, el humo y el calor de las sartenes y las ollas pueden acumularse en nuestra cocina. Para ello, abrir las ventanas y encender la campana extractora son buenas formas de eliminar los focos de calor de nuestro hogar.

9. Aprovecha las corrientes de aire

Abrir estratégicamente ciertas ventanas y puertas permite que puedan crearse corrientes de aire que dejen correr la brisa y así conseguir una temperatura más baja en toda la casa.

10. Friega el suelo con frecuencia

Si tenemos suelos de cerámica, fregarlos con agua fría puede ayudarnos, en gran medida, a reducir la concentración de calor. De este modo crearemos un clima mucho más agradable sin la necesidad de utilizar aparatos eléctricos.

Con estos sencillos trucos tardarás en recurrir a ventiladores y aires acondicionados y lograrás, no solo no pasar tanto calor, sino también evitar cifras elevadas en las facturas de la luz.

Publicidad