El microondas fue descubierto por azar y hoy día es uno de los electrodomésticos de cocina que más utilizamos para calentar alimentos, descongelar, incluso cocinar. Sin embargo hay ciertos alimentos que no deberías calentar en él aunque probablemente lo hayas hecho en muchas ocasiones. ¿Sabías que la leche es uno de ellos? Aunque te parezca una broma, es así. ¿Por qué? En un vídeo te lo explicamos y te contamos qué otros alimentos deberías evitar de introducirlos en este instrumento.

Al llegar a casa muerta de cansancio después de trabajar no hay muchas ganas de cocinar. Y siempre puedes recurrir al microondas para que solucione el problema en un segundo, calentar un par de cosas y así apañar una cena. Esta, como otras facilidades que nos concede el electrodoméstico era inalcanzable hasta hace menos de un siglo. No ha pasado tanto tiempo pero ya es un imprescindible en la casa de muchas personas.

Nació como resultado de la investigación de un ingeniero relacionada con el radar. Salió al mercado por primera vez en Estados Unidos a mediados del siglo XX y por aquel entonces era una máquina muy aparatosa que costaba mucho dinero. Tener uno en casa se acercaba más a un lujo que a un básico, a diferencia de hoy día. Un microondas sirve para muchas cosas y nos facilita gran parte del trabajo. Además se pueden preparar platos y postres con pasos muy sencillos, ablandar legumbres, deshidratar hierbas, desinfectar trapos sucios de cocina, tostar frutos secos, hacer espuma del café… Lo uses o no, el microondas sirve para muchas cosas, excepto, recuerda, para los alimentos que te exponemos en el vídeo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

La receta más fácil (y tentadora): 'mugcake' de Oreo al microondas

El truco para saber si un recipiente es apto para el microondas