Si tienes melena larga, por mucho que tengas cuidado, no hay duda: tus pelos acabarán después del cepillado, yéndose por el lavabo. En el fregadero de la cocina es habitual que haya atascos por restos de comida… Evidentemente, cada vez que hay un atasco no vas a andar llamando a un fontanero, con lo que eso implica para tu economía familiar. ¿Qué puedes hacer? ¿Hay algún remedio natural, más allá de productos químicos, para estas soluciones?

Hay una cosa que puedes hacer una vez a la semana, de forma preventiva, y así evitarás atascos en tu lavabo y en el fregadero y además, estarás desinfectando las tuberías y eliminando malos olores. Te contamos el proceso que es de lo más sencillo: solo necesitas vinagre y bicarbonato de sodio. Mezcla media taza de vinagre y media caja de bicarbonato. Ojo, porque la mezcla generará espuma así que lo más indicado es que introduzcas directamente ambos elementos por el caño del fregadero o lavabo.

Tápalo inmediatamente después y déjalo unos 30 minutos con el tapón puesto. Después, destapa y vierte agua hirviendo. Verás que el agua correrá sin problemas.

También podemos ayudarnos, si vemos que queda algún resto, con un alambre en forma de U pero para esto debemos ser un poco manitas porque si no, puede ser peor el remedio que la enfermedad y que acabe el alambre en la tubería (y entonces, sí o sí, toca llamar al fontanero). Si te decantas por este método, el alambre debe ser bastante largo y terminar en forma de U: para ello lo mejor es desmontar el sifón y e ir cogiendo con el alambre lo que atasca la tubería. Pero repetimos: para mañosas.

Otro remedio popular habla de verter bebida gaseosa (concretamente, Coca-Cola) por el desagüe, pero te diremos que esto tiene un poco de mito y que en todo caso, de funcionar, solo lo hace con atascos recientes y muy leves.

Pelos en el lavabo | iStock

En todo caso, ahí van unos consejos muy útiles para prevenir estos problemas, con un poco de cuidado en el día a día podremos evitar los atascos:

- No tires comida a través del fregadero, lo más fácil es tener un tapón con agujeros para evitar que los restos se cuelen.

- Tampoco tires aceite, ni de freír ni el de las latas (deberá ir a su apartado de reciclaje correspondiente). Primero, por razones medioambientales y segundo, porque esto hará que se forme una película en la tubería donde se podrán ir pegando los trozos de alimento que se cuelen por el desagüe, generando atascos y también, malos olores.

- Los jabones que se utilizan para lavar van generando sedimento en las tuberías. Así que conviene, de vez en cuando, limpiarlas con agua caliente con sal. Una o dos veces al mes es lo indicado.