Puedes cocinar de lujo y ser un desastre en todo lo que tenga que ver con el ámbito deportivo, mientras que tu pareja, tu hermana o tu mejor amigo son incapaces de freír un huevo sin incendiar la cocina, pero son unos auténticos atletas. Está claro que hay ciertas cosas que se nos dan bien y otras que se nos dan rematadamente mal, pero hay una que se nos da mal a todos sí o sí: Estamos hablando de la incómoda y desquiciante situación de ponernos una pulsera por nosotros mismos, sin que nadie nos ayude.

Seguro que te ha pasado en alguna ocasión: ibas a ponerte esa pulsera que estabas deseando estrenar, has sido incapaz de acertar con el enganche y, tras varios minutos intentándolo, desesperadamente hasta casi hacer malabares con la pulsera, tu paciencia se ha agotado y has optado por no ponértela. Ya te hemos hablado en otras ocasiones de cómo arreglar los enganches de pulseras o colgantes, y ahora te vamos a dar el truco para poner fin a ese problema en el vídeotutorial que aparece al inicio de la noticia.

Si quieres saber cómo hacerlo, es fácil. Solo tienes que poner la pulsera alrededor de tu muñeca y, con algo que muy probablemente encontrarás por casa, serás capaz de ponértela sin problemas. Pulsa en el vídeo que aparece justo arriba para ver este sencillo truco que logrará poner fin a ese crítico momento que nos ha puesto a muchos de los nervios en más de una ocasión.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Cómo arreglar tus pulseras y colgantes rotos