El frío es sinónimo de resfriados y tos. Cuando un virus irrita las vías respiratorias, tosemos para que el cuerpo libere las sustancias nocivas y poder limpiar los pasajes. Hay diferentes tipos de tos, pero si queremos reducir los síntomas, podemos curarla con estos consejos.

La miel es el remedio natural por excelencia y uno de los tratamientos más efectivos contra la tos. Tómate una cucharada de miel, comprobarás que la irritación de garganta causada por la tos habrá disuadido.

Sin embargo, la miel no es el único remedio eficaz contra la tos seca. Otros elementos ayudan a la circulación y flujo de las flemas, si hacemos una mezcla tal y cómo os recomendamos en el tutorial en vídeo.