Empezar un nuevo año siempre es difícil, pero con los consejos necesarios puede que tu comienzo no sea tan desastroso como te lo esperabas. Después de las navidades, es posible que experimentes estrés al volver de nuevo a la rutina de enero, o simplemente notes que tu cartera está más vacía que de costumbre y quieras recuperarte económicamente.

El conjunto de subidas de precios, tarifas y tasas que sucede a principios de cada año se denomina cuesta de enero. Este periodo se caracteriza por las subidas en los precios de algunos bienes o servicios, cambios que afectan a la capacidad de compra de los consumidores.

Algunos de los precios que suben al principio de cada año pueden ser: el transporte público, correos, peajes y los servicios de electricidad, gas y telecomunicaciones. Y todo esto sucede en pleno periodo navideño, justo la época del año en la que, entre comidas y otras compras, nuestra cuenta bancaria puede resentirse más.

Dejar de fumar, adelgazar siguiendo una dieta o apuntarse al gimnasio son algunos de los propósitos más comunes a principios de cada año. Aunque también puedes proponerte cambiar de trabajo, mudarte o viajar más. Por lo tanto, algunos de estos propósitos pueden ser solo cambios en tu voluntad y requerir más trabajo individual y de actitud, como una dieta o mejorar tu relación de pareja. Sin embargo, otros propósitos precisan un desembolso, ya sea grande o pequeño, para poder llevarlo a cabo, como un viaje o una mudanza.

Sea como sea, intenta seguir los consejos que te damos en el vídeo de la parte superior y no te dejes llevar por el desasosiego, que de todo se sale. Para sobrellevar la cuesta de enero puedes empezar con unos sencillos trucos con los que podrás recuperar, o no perder más dinero de la cuenta, tu economía en el primer mes del año.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

6 errores que impiden que ahorres dinero

Este es el método japonés de ahorro que deberías empezar a poner en práctica ya