Novalife » Útil para ti

EL PRODUCTO DE LIMPIEZA ESENCIAL

¿Conoces la piedra blanca y para qué puedes usarla?

Toca la hora de la limpieza y quizás no conozcas las virtudes y versatilidad de la piedra blanca. Te contamos por qué deberías tenerla en tu hogar.

Publicidad

Llega el fin de semana y hay que limpiar lo que no nos da tiempo a limpiar el resto de la semana. Eso y que además, la cocina requiere de una limpieza extra. Te da una pereza infinita, y lo entendemos: sacar los distintos productos, ponerte a ello, frotar y frotar…

Hoy vamos a hablarte de un producto de limpieza ecológico que lo mismo te sirve para limpiar la bañera que para dejar impolutos los marcos de las ventanas. ¿Te suena la piedra blanca? La puedes encontrar en cualquier supermercado y puede ser blanca o verde, lo que determina el color es la arcilla con la que esté hecha: o blanca o verde. Se trata de un limpiador ecológico con el que puedes limpiar casi todo en tu casa: la puedes emplear sobre plásticos, metales, joyas… lo cual te supone un notable ahorro puesto que te evita comprar distintos productos para diferentes superficies. Además, es ecológica y biodegradable.

Su uso no puede ser más sencillo: viene acompañada habitualmente con una esponja. Basta con humedecerla y pasarla las veces que la necesites por la roca de arcilla, hasta que consigas jabón. Luego la pasas por la superficie que tengas que limpiar y acto seguido, pasas una bayeta, de preferencia de microfibra, empapada en agua limpia. Secas y santas pascuas. En la cocina puedes emplearlo en la grifería, los vidrios, la encimera, la cerámica, la campana, los azulejos, el interior del horno, las bandejas… sirve para prácticamente casi todo. De hecho, algunas personas la utilizan incluso para limpiar la vitrocerámica: puedes hacerlo, pero con una esponja que no ralle. Lo mismo pasa con los sanitarios o los marcos de las ventanas. También vale para dejar las joyas impolutas y para darle una limpieza a los juguetes y pelotas de plástico de los más pequeños de la casa.

Cocina limpia | iStock

Otra ventaja de este limpiador casi mágico: su durabilidad. Verás que, para terminarla, deberán pasar muchos meses y muchas limpiezas.

La piedra suele venir en diferentes aromas, por ejemplo, el de limón, que suele dejar un agradable olor a limpieza en casa.

¿Cuánto vale? Pues como todo, dependerá de la marca y del peso de la misma, pero puedes encontrarla a partir de 4/5 euros y hasta los 15 euros. En todo caso te resultará mucho más económico que comprar diferentes productos para cada cosa.

Para las más mañosas y que tengan tiempo, que sepas que también puedes preparar tu propia piedra blanca en casa. Basta mezclar el versátil jabón de castilla o aceite reciclado con agua con caolín (arcilla china), bicarbonato y vinagre blanco. Si te quieres animar, aquí tienes una receta para elaborarla en casa. Casera o comprada, te lo aseguramos, la que la prueba se hace fan.

Publicidad