Hay quien vive lejos de su familia, quien ya no tiene contacto con la misma, o quien tiene familias mucho más reducidas y dispersas, o incluso quienes prefieren no juntarse en estas fechas por múltiples motivos.

De esta forma, y aprovechando que es una fecha en la que juntar días libres, mucha gente opta por pasar, al menos alguna de las fiestas, fuera de casa y hacer un viaje navideño. Sin embargo, no siempre es fácil coincidir con alguien para hacer estas escapadas, por lo que cada vez surgen más opciones para unirse a viajes en grupo y aprovechar estas fiestas, para viajar con desconocidos, que quizás acaben siendo grandes amigos.

Lorena, de 32 años cuenta que se apuntó a este tipo de comunidades de viajeros porque, debido a su trabajo en el sector hospitalario, siempre le es difícil coincidir con familia o amigos para viajar. Pero gracias a los mismos ya tiene un grupo de gente con la que vivir nuevas experiencias. De hecho, lo que considera más positivo es que “Conoces gente con la que luego hacer tus propios viajes. Además, la convivencia, aunque al principio es compleja porque cada cual tiene sus manías, a veces es más fácil que con tus amigos, porque al tener menos confianza, intentas discutir menos y adaptarte en lo posible a la mayoría”. De esta forma, a veces te abres a ideas que te acaban gustando, y que de otra forma te habrías perdido. Eso sí, advierte que las cuestiones de gastos comunes y la elección de la comida, suelen ser los principales temas de conflicto.

Por su parte, desde WeRoad, una comunidad de viajeros experta en este tipo de viajes, insisten en que “Junto con Semana Santa y el verano, Navidades es uno de nuestros momentos de más demanda”.

Viajes en Navidades | iStock

Tal y como explica su portavoz, Iñigo Balbin Aramendi, se busca que en estos viajes los grupos sean de personas afines. Sin embargo, reconoce que hay un perfil generalizado. “Los viajeros de WeRoad se encuentra en un rango de edad entre 26 y 38 años y son principalmente de Madrid, Barcelona o la zona sur de la Península. La mayoría son jóvenes profesionales del sector sanitario, tecnológico o emprendedores”. De esta forma, como apunta Balbin aunque la familia y los amigos no siempre tienen por qué encajar con uno mismo, los compañeros que encuentras viajando en estas épocas sí suelen tener los mismos intereses. Además, añade que el 65% de los viajeros son mujeres.

No obstante, reconoce que además de fraguarse grandes amistades, en más de una ocasión, ha surgido una historia de amor entre algunos de los viajeros, al más puro estilo de las películas navideñas.

Respecto a qué tiene de especial las escapadas navideñas, respecto a otros momentos del año, desde WeRoad aportan que estos viajes, aunque no lo parezcan, pueden ser la forma ideal de vivir el espíritu de estas fiestas. “Intentamos que el grupo aproveche esas fechas para poder vivir también los festejos de otras culturas. A muchos viajeros les hace especial ilusión el ambiente navideño y sus mercados, o por ejemplo experimentar la clásica cuenta atrás de Times Square para dar la bienvenida al Año Nuevo”.

Pese a ello, lo cierto es que al contrario de lo que pasa con la familia, las actividades se deciden en base a los gustos de todo el grupo y no solo según los tópicos o tradiciones. “El grupo junto con el coordinador deciden qué prefieren en función de sus intereses, como hicieron el año pasado en Jordania, pasando la Nochevieja en una cueva con un pueblo beduino.”

Por último, en cuanto a los detalles más técnicos, estos viajes se organizan a través de un coordinador del grupo. “Detrás de esa comunidad, hay un equipo de ‘travel designers’ dedicado durante seis semanas específicamente a conocer los destinos y crear los itinerarios, programas y experiencias para cumplir las expectativas de los participantes. Por ello, cada actividad y etapa se incluye en los programas de viaje una vez se ha realizado un trabajo de campo previo en el destino.”