A veces te da la impresión de que trabajas solo para pagar las facturas: que si la luz, que si el agua, el gas, los impuestos, el teléfono.. una sangría, porque además, en determinados suministros nuestro país no es de los más baratos del entorno, ni de lejos.

Hoy te vamos a dar algunos consejos para intentar pagar menos de luz, que es una de las más sangrantes, sea invierno o verano. No te solucionarán la vida, pero sí te suavizarán un poco el impacto económico cada vez que llegue la dolorosa.

De acuerdo con la asociación de consumidores Facua, las tarifas eléctricas del mercado libre son hasta un 64% más caras que el semirregulado Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC), según pone de manifiesto su último estudio comparativo. La asociación ha analizado ofertas de diez comercializadoras y en todos los casos, inflan el recibo con respecto a la ya de por sí elevada tarifa PVPC.

Así las cosas, lo primero que te recomendamos es que eches un vistazo a las ofertas que existen en el mercado, cosa que muchas veces no hacemos, por falta de tiempo o dejadez. Tienes una herramienta que te facilita esta farragosa tarea: echa un vistazo al comparador oficial de tarifas de energía de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC. Ahí encontraras todas las compañías energéticas españolas y podrás estimar el coste anual de electricidad y gas con cada una de ellas. Es una herramienta de lo más útil.

Facturas | iStock

Este es el primer paso que debes dar, después hay otros truquillos. Por ejemplo, la recomendación general, recuerdan los expertos, es evitar consumos fuertes entre las 20.00 y las 22.00, independientemente de la tarifa que tengas contratada. Debes saber además que lo que más consume en el hogar son los electrodomésticos como la lavadora, el lavavajillas… No es la bombilla de tu lámpara de noche lo que va a hacer que se incremente la factura.

Otra forma de ahorrar es contratar menos potencia de la que tengas actualmente, de esta forma reducirás la parte fija de tu gasto de luz. Te podrás beneficiar de esto en caso de que tengas contratada más potencia de la que realmente necesites, para saberlo, basta mirar en el contador. Pero ojo, que te puede salir el tiro por la culata: es muy importante que no se te vaya la mano bajando la potencia, ya que si solicitas una demasiado baja, te saltarán los plomos constantemente. Y además, volver a contratar más potencia no sale gratis: tienes que pagar, así que conviene ser prudente en lo que solicitas.

Por último, las bombillas: las LED consumen 80% y las de bajo consumo tienen un consumo inferior, específicamente un 70% menos que una convencional. Así que ya sabes.