Aunque no son imprescindibles, siempre está bien tener un rallador al alcance de la mano en la cocina. Te quitan un gran trabajo a la hora de rallar un queso, una verdura o una fruta, y los resultados son excelentes. El único problema es que poca gente sabe cómo se deben de limpiar.

Si has intentado limpiar un rallador con un estropajo, te habrás dado cuenta que ésta no es la mejor opción. No solo dejas el rallador lleno de las fibras del mismo, sino que te cargas por completo el trapo que has usado para limpiarlo. Entonces, ¿qué hemos de usar para eliminar la suciedad del rallador? En el vídeo superior te lo contamos.

El rallador es un utensilio cuya función es trocear de forma muy fina ciertos alimentos, como por ejemplo el pan duro. El rallador tiene una serie de cuchillas pequeñas por toda su superficie que cortan el alimento, aunque para ello tenemos que frotar uno y otro objeto con nuestras manos.

Estas finas cuchillas provocan que, a la hora de limpiar el rallador, no podamos usar cualquier cosa. Tampoco es conveniente utilizar ningún utensilio de metal porque, con el tiempo, podríamos terminar por desgastar las cuchillas del rallador y conseguir que éste deje de funcionar.

No obstante, sí que existen una serie de objetos que puedes utilizar para limpiar el rallador y evitar que pierda su utilidad. En el vídeo superior te mostramos una serie de trucos que puedes llevar a cabo para limpiar el rallador sin estropear ni el material utilizado para limpiarlo, ni las cuchillas del rallador.

SEGURO QUE TE INTERESA:

No tires los bolígrafos que ya no pinten: con este truco conseguirás volver a escribir

Por qué no deberías tirar el líquido del yogur