La cuarentena debida a la pandemia del coronavirus sigue activa y, por tanto, el riesgo de contagio sigue presente. Ante el constante aumento de casos de la enfermedad, en algunos países como Austria, el uso de mascarillas es ya obligatorio cuando se sale a la calle. En España no es necesario llevar una de estas protecciones de momento, además de que escasean en las farmacias, pero son muchos los que ya han decidido intentar fabricarlas en sus propias casas.

El ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha publicado una guía con recomendaciones para las personas que decidan crear una mascarilla casera durante la cuarentena. En el documento, el ministerio aclara que estas mascarillas cubrebocas tienen un propósito higiénico y que en ningún caso es un Equipo de Protección Individual (EPI), ni un Producto Sanitario (PS) ni puede sustituir a una mascarilla quirúrgica.

Para el diseño de estas mascarillas artesanales, el ministerio recomienda fabricar un cubrebocas plano que tenga dos pliegues horizontales formando dos capas desechables. La mascarilla debe cubrir la boca, la nariz y el mentón para proteger a la persona que la porta. Además, debe estar fabricada con un material filtrante y debe ajustarse debidamente a la cara para evitar que haya fugas.

El material que recomienda el ministerio para fabricar estas mascarillas caseras es el Tejido no Tejido (TNT: textile non-tissé) convencional de 50-60 g/m2 o de espesor entre 0,3 y 0,5 mm. Este material se encuentra en productos sanitarios como gasas para curas o pañales de contención y no produce daños en la piel sana de las personas. Además, el TNT tiene un gran poder de absorción y se puede encontrar en bolsas de tela, gamuzas o batas.

Instrucciones para fabricar la mascarilla

Lo primero será cortar el patrón en la tela y doblarlo para que se formen los pliegues necesarios. Después se ha de coser por sus cuatro bordes y añadir el elástico para sujetarlo firmemente a la cara. También se pueden sustituir estos enganches por cintas que cumplan la misma función.

La fabricación de estas mascarillas artesanales puede realizarse en cualquier instalación que reúna las condiciones de limpieza necesarias. Además, es necesario asegurar que los materiales empleados no se manchen ni se contaminen durante el proceso. Por último, el ministerio advierte que el uso de estas mascarillas es personal y que no son reutilizables, por lo que una vez usada se debe desechar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Los nuevos horarios de los supermercados durante la cuarentena

Cinco cosas que usas a diario y tienes que limpiar con frecuencia para evitar contagios