Novalife » Útil para ti

YA ESTÁ AQUÍ LA CANÍCULA

Cómo evitar que los aparatos eléctricos den calor

Es posible que no te guste la respuesta, pero tenemos respuestas para la plancha de pelo, la de la ropa, el ordenador, y hasta el móvil. Para el horno… no.

Cómo evitar que los aparatos eléctricos den calor

iStock Cómo evitar que los aparatos eléctricos den calor

Publicidad

¿Es posible evitar que los aparatos eléctricos den calor? Pues… bastante complicado, la verdad, pero vamos a intentar encontrar soluciones a los peores momentos que la tecnología y el verano tienen para nosotras.

Si utilizas el secador a diario, te habrás dado cuenta que en invierno es fenomenal, pero en verano… Más vale que actives el modo aire frío, aunque los resultados no siempre son los mismos. Si tienes el pelo muy rizado y buscas alisártelo, entre el sudor y el aire frío más vale que cambies de idea.

Lo mismo ocurre con las planchas de pelo, han evolucionado de tal manera que si te achicharras es porque quieres. Hay algunas incluso que puedes meter en la nevera, y que actúa a la perfección congelada. Sí, tendrás que invertir en nueva tecnología, pero sobrevivir al verano es necesario.

Planchar en verano

Es horrible. Incluso bajo el aire acondicionado, así que no tienes más remedio que planchar tu ropa, hazlo a primera hora del día, casi antes que salga el sol, o por la noche. O, en su defecto, pon el aire acondicionado enfocado directamente hacia ti. El chorro de aire frío a tu persona.

Pero tenemos una gran noticia. Hay planchas en frío. Como lo lees. Se trata de planchas que funcionan de la misma manera que lo hacen las planchas tradicionales, pero usan el frío para poder lograr el objetivo de obtener una ropa perfectamente lisa. Estas planchas son conocidas como planchas en frío o planchas de vapor frío, dependiendo del tipo de plancha del que se hable.

El horno en verano

Para el horno sí que no tenemos otra tecnología. El horno desprende calor. Y mucho, pero queda todo tan rico… Y manchas menos, así que una ventaja por otra. Hacer un pollo asado puede ser un suplicio, y te asarás de la misma manera que el pobre animal. Sólo nos queda mandarte ánimos.

Lo que no debes hacer en tu cocina

No paneles los electrodomésticos. Necesitan respirar, ventilación, aire por los lados, por arriba… No metas el microondas dentro de los muebles si no tienes en cuenta este detalle. Y lo mismo el frigorífico, bastante calor desprende ya como para que no respire, porque consumirá más energía y desprenderá mucho más calor.

Horno
Horno | iStock

El aire acondicionado también debe respirar

Sí, aunque no te lo creas. Si el aire acondicionado está sobre una puerta, en una pared, perfecto, pero si lo metes en los armarios, y apenas tiene espacio para ‘respirar’, se sobrecargará, no funcionará bien y, de nuevo gastarás el doble en energía. Y, sobre todo, no tendrás el objetivo que buscabas de refrescar la habitación.

¿El móvil da calor?

Pues… hay veces que sí. Retírale la funda de vez en cuando, no lo tengas siempre en el bolsillo, no lo dejes en el coche mientras conduces al sol. Pequeños detalles que te pueden ayudar no sólo a alargar la vida de tu teléfono sino también a que no te queme cuando hablas. Porque nos ha pasado a todas.

¿Los enchufes dan calor?

Pues no, pero, porque siempre hay un pero, si cambias un enchufe por alguno de los llamados inteligentes, que no funcionan si no los enciendes, mejor que mejor. Además, tener siempre esas lucecitas encendidas rojas puede que si odias el verano notes hasta que dan calor.

El ordenador puede alcanzar los 90 grados

Uff… si trabajas con el ordenador, dale un respiro de vez en cuando. Apágalo cuando no lo uses, pon algún ventilador extra, e incluso levanta un poco la base para que el aire circule y se mueva. Si tienes una torre que no para de trabajar te deseo suerte, y también confiar en un profesional.

La CPU de nuestro ordenador contiene todos los componentes que más se pueden llegar a calentar en exceso, sobre todo si la exponemos a procesos demasiado exigentes como jugar a un título de última generación, renderizar un vídeo o procesar imágenes en 3D. Sí, todo eso abrasa.

Durante estas actividades el procesador puede llegar a alcanzar los 90 grados sin problema, una temperatura que puede tener un efecto de lo más negativo en su funcionamiento a medio o largo plazo. Para reducir esta alta temperatura dentro, lo mejor es encontrar un disipador extra que tenga más potencia aparte de los que vienen de serie en la caja de la CPU.

Y es que la fuente de alimentación, aparte de aportar corriente eléctrica a todos los elementos del PC, dispone también de un potente ventilador que consigue “expulsar” todo ese aire caliente que se produce dentro de la caja del ordenador hacia el exterior del mismo. Y así todo irá mejor, más rápido, y con menos calor.

Publicidad