Cuando tienes que preparar una comida de última hora o algo rápido, una buena solución puede ser preparar una tortilla o unos huevos fritos. Este alimento, procedente normalmente de las gallinas, es un imprescindible en el frigorífico de cualquier persona que no sea vegana.

Los huevos son ricos en proteínas y lípidos, además de ser de fácil digestión para nuestro cuerpo. Además, este alimento pertenece al grupo de los lácteos por su alto contenido en calcio. Este mineral cumple una función muy importante en nuestro organismo, ya que es un elemento integrante en los huesos y dientes. Sin embargo, el calcio por sí mismo no se fija solo en el sistema óseo, si no que necesita la presencia de vitamina D.

Se aconseja comer alimentos ricos en calcio a menudo, ya que es esencial para mantenernos saludables, sobre todo en los periodos de la niñez, la adolescencia y durante el embarazo. También se recomienda consumir este mineral durante la vejez puesto que, al ayudar en la consistencia de los huesos, puede reponer las pérdidas que se producen en el cuerpo, como las producidas por la osteoporosis.

Además de estos beneficios, el calcio es necesario para la coagulación de la sangre, participa en la absorción de la vitamina b12 y estimula la secreción hormonal. Este mineral también forma parte de la transmisión de los impulsos nerviosos y de la contracción muscular, que nos permite mover nuestro cuerpo.

En el huevo, no solo la yema y la clara contienen calcio, la cáscara también lo posee. Sin embargo, esta parte del huevo no es comestible tal y como la encontramos en la naturaleza. Si se consumiera tal cual procede de la gallina, se corre el riesgo de sufrir heridas gastrointestinales.

Por ello, si se pretende aprovechar la cáscara del huevo, es necesario tratarla antes para no tener ningún peligro. En el tutorial en vídeo de la parte superior te explicamos cómo hacerlo y así aprovechar al máximo todo el calcio que un huevo puede contener.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Esto es todo lo que debes saber sobre los huevos

El truco definitivo para pelar un huevo duro a la perfección