Freír es la opción más rápida y sencilla de cocinar un alimento, pues solo se necesita una sartén y aceite para ello. En pocos minutos podremos tener preparado un filete, unas croquetas o unas deliciosas patatas fritas listas para comer. Pero, después de degustar lo que hemos cocinado, llega el momento de limpiarlo. En ocasiones, deshacerse de las salpicaduras puede ser una labor engorrosa. Te mostramos en este tutorial en vídeo cómo evitar estas fastidiosas manchas en tu cocina.

El origen de las salpicaduras de aceite en nuestra cocina se debe a una sencilla explicación. Mientras freímos, la temperatura del aceite asciende a cien grados, coincidiendo con la temperatura que necesita el agua para evaporarse. Y uno de los elementos que contienen los alimentos es el agua. Al freír, el agua se convierte en vapor al instante y, al entrar en contacto con el aceite, su presión aumenta.

A continuación, se forma una burbuja de vapor que explota al momento y de forma violenta. Las salpicaduras originadas por esta reacción pueden manchar nuestra cocina, nuestra ropa y, en el peor de los casos, producir quemaduras en la piel de la persona que fríe los alimentos.

En todo caso, hay que ser conscientes de que, aunque un alimento frito puede ser muy apetecible, no es lo más saludable. Si el aceite se quemara, liberaría sustancias nocivas para el cuerpo humano llamadas ácidos grasos libres, que son componentes tóxicos para nuestro organismo. Por esta razón, no hay que descuidar nunca los alimentos mientras se cocinan, además de seguir estos consejos para que no se te pegue nada a las sartenes.

Si sueles freír productos en la sartén pero te da pereza limpiar la cocina después, presta atención a este tutorial en vídeo. Gracias a él, podrás aprender un simple gesto que te ayudará a evitar todas esas molestas salpicaduras de aceite hirviendo en tu cocina.

TE PUEDE INTERESAR

El truco 100% natural para limpiar el interior de las sartenes

Espuma de afeitar, el secreto para que tu cocina esté siempre limpia