Es común que las toallas adquieran olor a humedad tras varios días de uso, especialmente en invierno, cuando tardan mucho más en secar. Por suerte, existen varias soluciones que podemos poner en práctica.

Si tienes la buena costumbre de ducharte a diario, y cuelgas tu toalla después es una pequeña percha de baño, es posible que al día siguiente todavía la notes húmeda. Este problema es común en invierno, muy especialmente los días lluviosos, cuando la sensación de humedad en casa es mucho mayor. Como a nadie nos gusta secarnos con una toalla maloliente, seguro que te viene bien conocer los mejores trucos para que la toalla y cualquier tejido recuperen su olor a limpio.

La falta de tiempo también contribuye a empeorar el mal olor de las toallas. No poder poner tantas lavadoras como nos gustaría favorece que la humedad permanezca en el cesto de la ropa, y que incluso impregne el resto de prendas. Y si además tienes una lavadora de gran carga, llenarla cada pocos días será especialmente complicado además de dañino para el medio ambiente. Sin duda, es momento de echar un vistazo a los consejos del vídeo para acabar con este desagradable olor.

Si te ves obligado a tender en casa, pues la previsión de lluvia puede desanimarnos a hacerlo fuera, la ropa tardará mucho más tiempo en secar, lo que contribuiría una vez más a ganar olor. Probablemente esta sea la época del año en que más necesites echar manos a estos consejos, muy fáciles de poner en práctica.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

El truco para eliminar la humedad incrustada en la lavadora: