Novalife » Útil para ti

Hogar

Así se limpian correctamente los paños de cocina

Ahora que estamos en casa durante más tiempo, es normal que todo se ensucie más. Y si te ha dado por la repostería, y practicar todo tipo de tartas y dulces, ya sabes de lo que estamos hablando.

Publicidad

Hay un elemento que genera controversia, odio y amor a partes iguales. Se trata de los paños de cocina. Y es de ellos de quienes vamos a preocuparnos hoy. Sobre todo, de cómo limpiarlos correctamente, evitando humedad, concentración de virus y bacterias, y cómo sacarles el máximo partido para que duren más de la manera más limpia y saludable posible.

Para evitar el mal olor

Puedes optar por poner los paños al sol cuando más mojados y húmedos estén. Pero no siempre es posible. Por eso, para quitarles el mal olor, que hay veces que piensas, ¿en serio esto es mío? Puedes colocar todos los paños en un barreño con unas cuantas gotas de amoniaco. Los dejas unas horas, da igual que sea al sol o no, los sacas, y los pones en la lavadora de manera normal.

Hay quien opta por aprovechar cuando va a poner el lavavajillas. Ten cuidado cuando los coloques y hazlo en la parte superior para que no se enreden con las aspas. La ventaja del lavado a altas temperaturas es muy beneficiosa para la limpieza de los trapos más sucios.

El vinagre es un clásico entre los clásicos. Un barreño con agua caliente, un buen chorro de vinagre, déjalos unas horas, aclaras, y listo. El vinagre es un producto que no ataca los tejidos, así que puedes utilizarlo las veces que quieras. También puedes añadir una taza de bicarbonato y detergente para la ropa, incluso una tacita de vinagre blanco. Esta ‘receta’ sirve para mitigar las manchas más resistentes y los malos olores que se pueden acumular por el tiempo y el uso.

Limpieza con paños | iStock

Hervir los trapos es una medida tradicional también. Fácil y muy sencilla. En una olla o cacerola grande, introduce los trapos de cocina. Déjalos hervir durante al menos 15 minutos. Después, puedes lavarlos tranquilamente como quieras. Bien a mano, bien en la lavadora.

Diferentes trapos, menos suciedad

Hay quien defiende sobre todas las cosas tener varios trapos para cada uso, una manera de mantener la suciedad en orden y no mezclar. Uno para secarse las manos y los cacharros; otro para los restos de comida cuando estás preparando un plato… además de diferenciarlos por tejidos.

Si eres de los muy ordenados, y tu familia también, claro, es una buena medida para evitar tener los trapos muy sucios. En este sentido, lo más importante, será que no mantengas los trapos ni plegados ni doblados tras cocinar o fregar; ni tampoco durante varios días húmedos o mojados. Lavarlos muy habitualmente será lo más adecuado, especialmente cuando se manchan mucho al cocinar, o con alimentos muy fuertes, como el pescado. Los más puristas dirán que un trapo para carne, otro para cuando manipules verduras, otro para tus manos…

Lo que no debes hacer

- No uses suavizante cuando laves los trapos de cocina ya que restaría absorción a los mismos.

- Según termine la lavadora, saca la ropa, no dejes en el interior la ropa húmeda.

- No metas en el cesto de la ropa los trapos mojados o húmedos.

- No mezcles productos de limpieza, evitarás una reacción que puede ser perjudicial para tu salud.

- No cuelgues los trapos del grifo, para evitar el traspaso de bacterias cuando vayas a beber o limpiar otra cosa.

- No dejes los trapos sobre las mesas donde luego vayas a comer o manipular otros alimentos.

Publicidad