¿Quién no se ha peleado con las sábanas a la hora de doblarlas y guardarlas en el armario? Si buscas ahorrar espacio, además de tenerlas todas juntas y encontrarlas rápidamente, esta solución es perfecta para ti. En este vídeo te enseñamos paso a paso cómo lograrlo.

Es verano y ya le hemos dicho adiós al edredón y a las sábanas de franela, y, a menos que estemos de vacaciones en un hotel y nos cambien casi todos los días las sábanas y nos hagan la cama cual marqués, ha vuelto la indecisión de cuáles serán las sábanas más fresquitas para dormir junto al cómo guardarlas. En las calurosas noches de verano es complicado tratar de conciliar el sueño si no tenemos unas sábanas adecuadas o un potente aire acondicionado y, además, debido a que son más finas, es un trabajo tedioso que no se mezcle la sábana bajera de un conjunto de sábanas con la funda de almohada de otro cada vez que la sacamos del armario.

Pasamos un tercio de nuestra vida durmiendo, lo cual es mucho tiempo y, además de elegir unas buenas sábanas, es muy habitual preguntarse cada cuanto es recomendable cambiarlas. Lo que a priori parece un apacible lugar para soñar y descansar cada noche de nuestras vidas, puede convertirse en un nido de bacterias que puede incluso afectar a la salud, además de verse afectado el aspecto de nuestra piel y de nuestro cabello. Por este motivo, es recomendable cambiarlas con frecuencia.

Pero, resueltas todas estas dudas, ¿cómo doblamos las sábanas para guardarlas en el armario y que, además, no se nos mezclen? En este tutorial te contamos un truco con el que ahorrarás espacio y las mantendrás en orden.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Aprende a doblar una sábana bajera de una vez por todas

¿A qué hora te vas a la cama? Estas son las horas ideales para dormir