Porque… además de organizar un rastrillo en casa, que se hace más a menudo de lo que crees, ¿qué otras cosas puedes hacer con lo que ya no quieres, sean libros, trastos, ropa, calzado? Donarlo, sí. Regalarlo, sí. Llevarlo a tiendas de segunda mano, también. Pero venderlo es una opción a tener en cuenta y que cada vez cuenta con más adeptos.

Wallapop: una de las más habituales. Fácil, sencilla, puedes enviar por correo, te facilita la geolocalización para cualquier búsqueda, y su uso es tan intuitivo, que te diría que se vende solo. No es fácil, hay que encontrar las palabras adecuadas, y sobre todo, el precio. Si no vendes en tu barrio, localízate en casa de un familiar, o en tu trabajo, ampliar el radio de acción a veces es lo más sencillo.

Vinted: está centrada en ropa y calzado, puedes subir hasta 5 fotos de los productos, y funciona también la geolocalización, las listas, puedes seguir a usuarios, invitar a amigos y ganas hasta 15 euros con un código, añadir tus marcas favoritas y talla por si llegaran ofertas de tus preferencias. Al ser internacional, es posible que tus opciones de venta aumenten.

Milanuncios: no desperdicies los clásicos de toda la vida, porque funcionan y mucho. Pocas palabras, las justas, y a disfrutar de las ventas. Al final ser directo y no dar vueltas funciona.

Smartphone | iStock

Vibbo: la app del clásico Segunda Mano. Funciona realmente bien tanto la app como en el ordenador, que a veces ayuda verlo todo un poco más grande. Puedes elegir entre comprar a particulares o a profesionales. La gran ventaja, no hace falta tener cuenta para ver los productos, el teléfono del vendedor, la localización aproximada…

Sellfun: si lo quieres es deshacerte de gadgets, esta es tu app específica. Recibes en tu domicilio, todo se envía, y es uno de sus puntos fuertes. Además de teléfonos, que fue su fuerte, desde hace poco vende televisores, tablets…

Letgo: es una de las que más fuerte está pisando. En Estados Unidos compró Wallapop, y aunque es de las más nuevas, oirás hablar de ella. Una de sus grandes ventajas, es que puedes ver por tu zona lo que se vende, lo mejor cuando no sabes qué buscas pero te apetece dar una vuelta por tu barrio y descubrir los productos de segunda mano que hay.

Chicfy: otra de las apps más utilizadas, sobre todo para moda. Empezó centrada en el mundo femenino, pero ya ha dado el salto al masculino. Calzado, ropa, complementos… todo con el rollo fácil y sencillo de las apps de venta que te permite ganar unos euros y liberarte de lo que no usas o no quieres.

Facebook Marketplace: se puede vender por Facebook, sí, y a tus contactos. Más confianza imposible, no. Si te fías de ellos y sabes cómo tratan las cosas, nada más sencillo que decirles que estás haciendo una venta especial, aunque sólo sea por la curiosidad, mirarán, y quién sabe si picarán. Te comunicas por Facebook Messenger de manera sencilla y quedas con los compradores. Puedes además aumentar tu mensaje publicando en tu muro o geolocalizando.

eBay: la primera de las apps, sí, el primer lugar donde todos compramos o vendimos de todo. Y sigue ahí. Mucha gente no se fía de otras, y hasta ha creado tu propia tiendita en eBay. No desperdicies la oportunidad de descubrir o revitalizar este site de compra venta porque te llevarás muchas sorpresas.